The Lighthouse and the Fire Torch

This a true story that my father told me when I was a I child.

During a big depression in Spain, my great grand father had to emigrate to Finland.

He wanted to do some good, to earn some money for his family.

So, he arrived to a small town in Finland to work like the LightHouse keeper.

The village was very, very small. Just 30 inhabitants.

All of them sailors and their families.


The LightHouse was very important. Because the sea, during the long Polar Night is very dangerous.

He knew he has a big responsibility towards the ships and the village.

But he was feeling alone, because he knew nobody, and the people of the town were quite cold with him.


One day, during the long months of polar night, the lighthouse stopped to work.

The electric generator was broken, and it was going to take weeks before someone from outside could come to fix it.

My great grand father was terrified: without that light, all the ships will be in great danger!


So, he looked for some alternative to the electric lights.

Inside a old wooden chest, he found a fire torch and some oil.

He lit the torch, but the mirrors of the light house were very high.

It was no way to get the torch hooked on the wall.

So, he was forced to hold the torch in his hand above his head,

For hours and hours! To keep the lighthouse lightening the dark night.


Can you imagine?


He was terrified. He knew he was not going to be able to hold the torch for very long.

His hand began to shake, and he thought it was the end:

the lighthouse will have no light, and the ships will be lost.


But then, one man from the village, saw the flickering light, and he come to see what was happening.

He saw my great grand father and his tribulation and he said:

we will do this together! And he hold the torch, so my great grand father could rest.


Soon, other people of the town come to help too,

Some grand mothers come to cook, the old sailors where playing music with their harmonics,

the children where playing and dancing…

And they, all together, were holding the torch in turns and lighting the lighthouse for weeks,

until the electric replacements came.


My great grand father was so happy 🙂


Why am I telling you this story?


Because the torch, la antorcha, is Spotahome and Erasmusu together.

We are the people carrying that light,

and eventually, we will pass it to other people that will come after us.

But right now, we are the keepers of that light,

we have that torch in our hands!

So, work hard, and keep the torch lit,

So, that we, all together, can light up the future.

«Ask Me Anything» sobre Erasmusu y más

Me he animado a hacer pública una ronda de preguntas y respuestas que organizaron Corti y Luis Díaz de Product Hackers en su canal de Slack. Relacionadas con mis años en Erasmusu y proyectos previos, pero también hubo preguntas más filosóficas. Para tener algo de contexto podéis leer más sobre Erasmusu y otras cosas mías aquí.

Se han perdido algunas de las preguntas y respuestas que se ve que no copié bien (los AMAs de este canal se destruyen pasado un tiempo), pero bueno, ya de por sí era largo, creo que hay suficiente chicha.

La característica principal de estos «AMAs» es la de poder hacer peguntas de cualquier tipo y que se puedan responder sin pelos en la lengua. Así que podéis añadir más preguntas en los comentarios al final de post o directamente en el hilo de twitter y las iré respondiendo igualmente 😃

Tras tu salida de Erasmusu. ¿Por qué buscar un CEO externo y no alguien que ya estaba en la empresa?

En Erasmusu hemos sido siempre de promoción interna. Es lo ideal, una persona con los valores de la empresa ya imbuidos y que ha crecido a lo largo de los años y coge un puesto de responsabilidad. Todos los Heads y Team Leaders (los cargos que tenemos) han surgido así.

Pero este puesto era algo muy especial. Un CEO tiene que saber un poco de todo y mucho de nada. O mucho de unas cosas concretas y algo del resto. Y en cambio en Erasmusu todos estaban altamente especializados en sus areas de competencia. Necesitábamos alguien además que tuviera experiencia de varios años en otras startups, que hubiera dirigido equipos grandes y que fuera muy bueno en al menos varios de estos puntos y con algo de conocimiento mínimo en todos ellos: producto, tecnología, finanzas, datos, marketing, ventas, soporte, rrhh. Y encima que encajara con nuestros valores y filosofía. ¡Ahí es na!

Así que hice un esbozo de lo que buscábamos y nos pusimos a manos a la obra. El proceso de selección fue muy largo, con muchas entrevistas por mi lado y por el lado de la empresa que nos adquirió hace 3 años (Spotahome).

Finalmente dimos con Miguel Díez Ferreira, un veterano de internet y con unas competencias brutales que sin duda va a estar a la altura del reto 🚀

¿Cuál es tu background a nivel de formación?

Comencé Ingeniería Informática en la UM pero la abandoné cuando comenzamos en serio con Erasmusu. Yo diría que tras el instituto el 95% de mi formación real ha sido autodidacta. Siempre me he movido a medio camino entre el diseño y el desarrollo. Me gusta el diseño gráfico, el diseño 3d, el desarrollo de videojuegos, la programación, el marketing, las ventas, las finanzas, la inversión… me gusta casi todo.

En general me apasiona el punto de intersección entre diseño (visual) y tecnología, supongo que por eso me gustan tanto los videojuegos y todo lo relacionado con el desarrollo de videojuegos. Pero también las webs, apps, etc. Más recientemente también me ha llamado la atención la burbuja ola de los NFTs y estoy apoyando a unos artistas locos a lanzarlo uno muy especial: La historia cyberpunk de Devotion NFT: de Lanzarote a Berlín).

Mis modelos mentales de «wow, ¡qué crack! ¡así quiere ser yo!» son típicos «hombres orquesta» como @levesio o sin ir tan lejos, comenzando ahora: @jacintofleta.

Es decir, no ser especialista en nada, pero poder crear y lanzar productos en fases iniciales pudiendo reunir uno mismo todas las piezas al saber un poquito de todo.

¿Cuál fue tu primer proyecto?

Pues que no diera un duro, alguna movida en el MSX con 9 años. Un pong o un programa de recetas de cocina 😃. También recuerdo crear una especie de «Paint Brush» en Basic en el MSX intentando copiar el que tenía mi vecino en su PC.

Y lo primero que me dio alguna peseta, con 18 años un videojuego llamado Snap Mahjongg. El clásico solitario. ¡¡¡Anda mira, qué cabrones, todavía se vende en Amazon!!! Me están dando malas puntuaciones porque ya no funciona en las nuevas versiones de Windows, jajaja. El caso es que me tangó la distribuidora y en total solo vi 2.000€ y jamás me enviaron un reporte con el número de ventas ni absolutamente nada. Pero pasé de poner una demanda, era un chaval. Me haría ilusión al menos saber cuántas unidades totales ha vendido a lo largo de estos 20 años. 

¿Y cuál ha sido tu último proyecto?

Los últimos 11 años he estado 100% centrado en Erasmusu.com. Spotahome la adquirió en 2018, pero yo he seguido (por gusto, no por contrato) como CEO hasta hoy en día. Finalmente salí en enero de esta año (2021).

A título personal, para mi socio y amigo del alma Emilio y para mí ha sido una venta de esas «que te cambian la vida» al menos en lo económico. Pero aunque muy contentos, ninguno de los dos hemos cambiado nuestra forma de vivir demasiado, porque realmente el dinero fue una consecuencia afortunada (mucha suerte) de haber trabajado en algo (Erasmusu) que nos permitía plena autonomía, nos suponía un reto continuo, era divertido y cuya recompensa era parecida a la que tienes cuando consigues dominar un juego de mesa muy complejo con muchos parámetros (eso sí, con mucha responsabilidad hacia el equipo). Encima ha dado dinero, ¡pues genial!

Hace 5 años escribí sobre los primeros años de Erasmusu: Emprender en España sin inversión: el caso de Erasmusu.com y supongo que cuando salga, antes o después, escribiré un post sobre los últimos 6 años que han sido moviditos: haciendo crecer los equipos de 6 a 60 personas, la venta de la empresa, el parón brutal del Covid y la lenta recuperación, etc.

También durante ese tiempo algún «pet project» tonto he sacado, chorradiñas como 3D Bundle o Tomato Alert pero que me entretuvieron bastante.

Estos 11 años he intentado igualmente viajar tanto como he podido y durante temporadas largas he estado trabajando en remoto, por gusto, desde otros países como Bélgica o Japón.

¿Qué es lo que más te gusta hacer a nivel profesional?

Disfruto mucho del proceso creativo. La unión entre tecnología/programación y diseño/visual. Pero como comentaba arriba, soy super curioso y me gusta aprender sobre temas muy diversos y en ocasiones acabo, durante unos años, profundizando bastante en temas por necesidad (como en marketing digital o ventas, dado que lo necesitaba Erasmusu).

¿Cuáles son tus principales pasiones a nivel personal (hobbies, etc.)?

Aquí también me gustan cosas muy diversas y me va por rachas intermitentes que me pueden durar años o meses. Otras las hago más a menudo. Me gusta viajar, diseñar, dibujar, leer, la gastronomía, invertir, el cine, la fotografía, los videojuegos, programar, los juegos de mesa. También me gustan mucho las personas. Si recuerdo cualquier momento feliz del pasado en mi vida siempre hay otras personas en el recuerdo, así que aunque a veces me puedo tirar tres días prácticamente encerrado metido en algún proyecto o con un videojuego (no tengo hijos, tengo mucho tiempo libre) por otro lado compenso luego interactuando mucho con amigos, compañeros de trabajo y familia. Durante un tiempo y como nos ha pasado a muchos llevaba regular el tema del covid por eso.

¿Tienes algo ya en mente para siguientes proyectos o cómo te planteas tus próximos meses? ¿Qué te motivaría hacer?

Bueno, como todos los que montamos cosas, tengo libretas/docs con un montón de chorradas apuntadas de proyectos que me gustaría hacer: desde artículos a escribir, cosas a pintar, posibles negocios, experimentos de todo tipo, etc. Ahí están, la mayoría no verán nunca la vida. Lástima no poder vivir hasta que uno quiera 😃.

Pero no he dejado Erasmusu con nada concreto en mente más allá de que me gustaría pasar, mínimo, un año sabático de descanso, introspección, viajar y estar con la familia y amigos según lo permita el Covid y entretenerme con pequeños experimentos de diseño y programación pero sin la presión de que se conviertan en negocios.

Si no fuera por la pandemia, sin duda me iría a dar la vuelta al mundo en plan mochilero. Echo de menos los viajes al Tíbet, Japón, México, Bali y otros destinos en los que estuve en el pasado. Ojalá se pueda volver a viajar pronto.

Algo en lo que sí estoy bastante activo y que quiero mantener es la inversión en Startups. Pero me tengo que calmar que voy demasiado a tope (es lo malo de ser emprendedor y estar acostumbrado al riesgo, todas las ideas y proyectos me parecen fenomenales y factibles y con potencial de petarlo). Pero la realidad, como sabemos todos los que estamos por aquí, es que lo más probable es que una startup fracase, y no lo contrario 🤔.

Yo quiero irme unos meses a currar desde Japón pero me preocupa el tema horario. ¿Cómo lo compaginaste? ¿Difícil cuadrarlo con España?

¡Hola Mario! Mi relación con Japón es muy especial, es mi país fetiche, me tiene enamorado. En total he realizado 4 viajes. Cuando estuve viviendo allí estuve en total 3 meses que es lo máximo que permite el visa de turista. Estuve un mes en Tokyo, un mes viajando sin parar y otros mes en Tokyo de vuelta. Tengo algunos posts antiguos sobre Japón como este: «14 cosas que te sorprenderán cuando visites Japón«.

Hice muy buenos amigos: un grupo de españoles como @kirai o @zordor que se han instalado allí y llevan viviendo más de 15 años. Así que las siguientes veces aprovechaba siempre para ir a verlos. La verdad es que estoy deseando volver… cuando se pueda.

Sobre el teletrabajo, aunque en ese momento ya teníamos oficina, para nosotros no era algo desconocido, porque los primeros 3 años de Erasmusu habíamos estado currando ya a distancia (desde 2008). Así que básicamente seguimos utilizando las mismas herramientas y procesos que ya conocíamos.

Algo que siempre hicimos muy bien Emi y yo y que mantuvimos hasta el día de la venta de Erasmusu en 2018 fue la de cobrar según las horas trabajadas. Cuando comenzábamos a currar le dábamos a un botón en una app que ya no existe que se llamaba «Slimtimer» y cuando terminábamos lo mismo. La parábamos para comer, etc. Y al final de mes, según las horas echadas, cobrábamos. De esta forma jamás hubo malos rollos en cuanto a que por ejemplo yo podría estar en Japón tocándome la badana… pero iba a cobrar menos que mi socio Emilio que estaba echando más horas.

💬 Corti: Mola mucho el enfoque de cobrar según lo trabajado, o al menos tener esa independencia de elegir qué hacer. Que bueno!

Bueno en aquel momento éramos 5 personas en la oficina, así que era todo sencillísimo. No me necesitaban para temas síncronos para nada. Todavía no existían los equipos comerciales ni de soporte que fueron a lo que más tiempo síncrono tuvimos que dedicar hasta que terminamos de montarlos (tras un par de años) y dejarlos bien delegados en magníficas personas: Blanca, Giulia, Jorge y Alessandra. Antes de todo eso, siendo tan pocos había escasas reuniones y jaleos. En fin, muchas de las cosas buenas que tienen los equipos pequeños. ¿Se nota que salgo algo escocido de los equipos de más de 50 personas? Jajaja. ¡Ay, las personas! No se puede vivir con ellas, pero menos sin ellas 😃.

¿Cómo se lidia mentalmente con esa reducción brutal de plantilla por el COVID? ¿Cómo llevaste el equilibrio racional-emocional en la ejecución de una decisión de este calado?

Malamente, han sido meses difíciles. Por fortuna conseguimos evitar el ERE y hacer «solo» un ERTE, que si bien es malo, al menos la gente seguía cobrando parte de sus prestaciones.

La verdad es que pienso que si el gobierno hubiera ideado alguna fórmula para que las empresas en las que la gente pudiera trabajar en remoto el dinero del estado destinado a los ERTE mantuviera a las personas no paradas, sino trabajando (pagando una parte la empresa si fuera preciso) hubiéramos quizás tenido una receta ganadora a nivel España. En algunos países como Holanda sé que lo han hecho así… aunque con la picaresca española igual se habrían aprovechado muchos empresaurios… no sé.

En fin, la decisión tuve que tomarla muy rápidamente. Y con el tiempo me alegro de haberlo hecho así. La verdad es que me sorprende haber podido «pulsar ese botón» con tanta celeridad y sin conocer el futuro. No había pasado ni una semana del confinamiento pero la verdad es que lo veía claro: esto iba para largo. Así que hicimos el excel más triste que he hecho en mi vida: uno en que cada línea eran gastos en personal y gastos variados y había que decidir qué eliminar y qué personas «pausar» en el ERTE.

De 60 en activo pasamos a 15. Y lo que más temía es que me hubiera pasado… pero todo lo contrario, el tiempo nos dio la razón.

Por un lado me da mucha pena, pero otro lado estoy orgulloso de que los que tomamos esta decisión lo consiguiéramos planificar y ejecutar tan rápidamente (antes incluso que Spotahome) y que diéramos con una fórmula que no dejara a nadie en la estacada (todos tenían sus prestaciones).

Creo que fue lo correcto. Lo que había que evitar era quedarse bloqueado por la situación.

¿Cómo ha sido el proceso de «enamorar» a Miguel para que tomara el relevo como CEO?

Viene de largo. En 2019 cuando buscábamos COO ya estuvo en el proceso de selección. Finalmente en aquella ocasión nos decantamos por alguien que también trajera el apartado tecnológico: un CTO/COO que fue Alberto Diez (que dio finalmente el salto a PC Componentes hace unos meses).

Lo bueno de Miguel es que ya se había enamorado de Erasmusu en aquella ocasión, así que esta vez fue volver sobre él, preguntarle (esta vez no para ser COO sino CEO) y ver que la idea seguía motivándole. Me siento muy afortunado de que accediese.

Miguel ve el potencial en Erasmusu como lo vemos el resto del equipo. Sabe que ha habido una curva en la que hemos perdido velocidad, pero que al igual que pasará con las agencias de viajes, aerolíneas y otros negocios que dependen de la movilidad, cuando la pandemia esté bajo control volverá a ir como un auténtico cohete.

A Miguel le agradezco su paciencia en cuanto al proceso de selección, que ha sido largo de más, sobre todo porque desde Spotahome querían conocerle muy bien antes de tomar la decisión. Yo vi bastante claro el encaje pronto.

¿En qué te has equivocado? Es decir, si tuvieras que montar Erasmusu de cero otra vez, ¿qué cambiarías?

Pues le haría caso a mi amigo ahora multimillonario que en 2011 me habló de BTC y meses antes de ETH (y pasé de ambos temas) y habría metido todos mis ahorros ahí… jajaja. True story.

A ver, me centro. Erasmusu.

Son tantas que voy a intentar dar con las 3 de más peso. Pero ya se sabe, «a toro pasado» todo está muy claro:

  • No habría dejado pasar 4 años en los que no vendíamos absolutamente nada en Erasmusu (excepto los cacahuetes que nos daban la publicidad) y habría lanzado la primera versión ya muy centrada en el tema de reservas de alojamiento de larga estancia. Cosa que no hicimos hasta casi 6 años después del lanzamiento y que es el pulmón de acero actual.
  • Hubiera entrado también casi al mismo tiempo en otro negocio millonario: el de la educación y la intermediación entre los estudiantes y las universidades para cursar Másters y Grados. Cosa que aun sabiendo que hay empresas que con solo 3x más tráfico que nosotros generan 10x más ingresos no hemos lanzado hasta… agárrate que te caes… ¡2 meses antes de mi salida! De hecho esta sección es mi último regalico para Erasmusu. En el primer mes facturamos 30.000€
  • Habría construido el equipo comercial de telemarketing y el de marketing digital mucho antes. E incluso lo habría intentado hacer de forma distribuida como los chicos de GrowPro: lo hacen mediante video tutoriales de forma que cualquier persona puede formarse a distancia y trabajar con ellos desde cualquier parte del planeta.

Esas son solo 3 que me han venido a la cabeza ahora. Pero hay muchísimas cosas que haría de otra forma. Pero claro, ahora cuento con información ya no solo privilegiada, sino que conozco el «futuro» con respecto a 2009. Eso es trampa. No es realista 🙂.

💬 Ismael: Son 3 conclusiones muy buenas, es muy común echar la vista atrás y pensar que había que haber monetizado mucho antes. Gracias por la respuesta.

💬 Bosco: Qué bueno! Gracias por tanta transparencia. 👏👏👏

¿Echarás de menos Erasmusu?

A la gente de Erasmusu, a las personas, ya las echo de menos. Y seguro que dentro de unos años, sentiré muchísima nostalgia. Echaré de menos estos años tan intensos sin duda.

¿Cuáles son ahora tus motivaciones personales y profesionales?

Algo bueno que tengo y que aprecio mucho por el mero hecho de tener son mi curiosidad y motivación. La curiosidad a su vez creo que trae creatividad, porque al final la creatividad no es más que tomar retazos de cosas y juntarlos… y si eres curioso pues te expones a un montón de retazos diferentes que poder coser luego. Si encima tienes motivación, te permite entregarte a tope.

Si tienes esas dos, da igual que no seas el mejor en algo o el más listo… porque con el martillo pilón, dale que te dale al final van saliendo las cosas. 

Me motiva crear productos y servicios en general. Pero sobre todo como ponía por arriba el punto de inflexión entre tecnología y algo visual (videojuegos por ejemplo). Pero me gusta ir probando de todo, la verdad.

Me gusta ver cómo otras personas interaccionan con algo que he creado. Y eso es muy amplio: puede ser una web o una app, un videojuego, un relato, un libro, casi cualquier cosa.

Y como a todo hijo de vecino, me motiva lo que a todos: tener autonomía, retos y recompensa por esos retos (no necesariamente económica).

¿Qué nos recomendarías a los que estamos en el barro? Con ánimo de ayudarnos

¡El barro! Barro comemos todos y a veces a diario. He comida fango hasta la traquea en Erasmusu este año con el Covid 🙂. Y en general todo el mundo este 2020 ha bregado con el lodo por la pandemia.

Pero bueno, así en general, tres recetas ganadoras:

  • «Work as hobby«. Que tu trabajo sea algo que te apasione y que casi que harías sin cobrar 🙂. Es complicado, pero si consigues esto, tendrás muchas papeletas para que ocurran cosas buenas a tu alrededor.
  • «Nick Fury«. Rodearte de personas mucho más listas y sabias que tú, que a veces se pega algo. Te pondrán al límite y aprenderás mucho más. Debes intentar ser como Nick Fury: no tienes super poderes, pero convences a los que sí los tienen para unirse y trabajar juntos.
  • «Enjoy the road«. Recordar que lo que se disfruta es el camino, que la felicidad no está en la meta sino en el día a día. Todos a los que conozco que han tenido éxito en sus proyectos y empresas coinciden en esta máxima.

Corti: Que maravilla leerte, Javi, muchos aprendizajes y sobre todo se respira paz.

Yo: Lo de la paz… tendrías que conocerme, jajaja. Soy «un culo inquieto» como diría mi madre.

Luis: ¡Me encanta este AMA! Muchísimas gracias Javi, ¡me encantaría conocer en persona!

¿Por qué seguiste tanto después de la venta de Erasmusu? ¿Qué ha cambiado?

No tenía ningún tiempo de permanencia mínimo pero me encantaba Erasmusu y el equipo. Quería antes fortalecer todo lo posible los equipos, empoderarlos aún más y hacerme totalmente prescindible. Y disfrutar algunos años más viendo algunas cosas que quería ver hechas terminadas. Lo explico al detalle en mi carta de despedida.

Jesús: Brutal este AMA, enhorabuena por el currazo y la venta. ¡Javi! Yo fui usuario hace no tanto de Erasmusu cuando buscaba recomendaciones en Budapest.

Y ahora que han pasado 3 años, ¿crees que fue la decisión correcta vender la empresa?

Estoy contento, sí.

Tuvieron además que cumplirse varias premisas antes de que Emilio y yo nos decidiéramos a ser adquiridos por Spotahome:

  • La web y la marca de Erasmusu debían seguir en paralelo con las de Spotahome. Lo contrario, redirigir el tráfico por ejemplo, habría sido un tiro en el pie. Erasmusu tiene un SEO de escándalo y una marca reconocida por la mayoría de Erasmus.
  • Blindamos al equipo: no podían despedir a nadie del equipo durante al menos un año. Esto era para dejar claras las bases en cuanto a que el equipo no debía sufrir, si acaso verse beneficiado, por la adquisición.
  • La caja que había disponible en Erasmusu debía ser destinada a repartir entre los trabajadores el día de la venta. Como premio por haber estado ahí.
  • La valoración de la empresa la marcábamos nosotros (Emilio y yo). Y lejos de estar dispuestos a regatear, lo que haríamos sería ir subiendo la valoración conforme crecía el tráfico de Erasmusu si la negociación se alargaba mucho.

Fue un proceso de venta largo. Y aún con dudas, tuve cierto alivio mental el día de la venta: «bueno, ya está decidido, está hecho». Porque incluso días antes de la venta dudábamos de si estábamos haciendo o no lo correcto (nuestro amor por Erasmusu no conoce límites).

El tiempo nos dio la razón. Y al final fue una cuestión de valores. Al equipo de Spotahome no le cabe el corazón en el pecho y sus fundadores Artacho, Bruno, Bryan y muchos más de su equipo los considero hoy en día grandes amigos. Nos dieron libertad máxima y seguimos en paralelo como dos marcas diferenciadas, pero ayudándonos en todo lo que podíamos.

Y en cuanto a la decisión de terminar mi ciclo y finalmente salir: Erasmusu me gusta muchísimo y he estado incluso 3 años más en ella después de la venta. Pero por mucho que te guste el chocolate, si bebes 20 tazas de chocolate al día durante 11 años, igual se te sale el cocholate (digo, el chocolate) por las orejas. Ya sentía desde hace año y pico que necesitaba terminar el ciclo y dar esta etapa por terminada. Y haber sido con un muy buen exit en lo económico y con la compañía aún con mucho potencial futuro para los que quedan hacen que sienta que ha sido un buen cierre y que la decisión fue la correcta.

Otra pregunta por aquí tirando por los hobbies, ¿quiénes dirías que son tus referentes a nivel fotográfico?

Me gustan muchos las fotografías callejeras de @kirai y @victorianoi pero voy sesgado porque son amigos y entonces aún las aprecio más. De los mejores recuerdos que tengo haciendo fotos fueron con Héctor paseando por Tokio… con historia de yakuzas inclusive, jaja.

¿Por qué no salisteis a vender la empresa antes?

En realidad siempre estuvimos «en venta» (abiertos a hacer fuerza común al menos) y lo comentábamos a todos los competidores e intentábamos conocerlos a todos y llevarnos bien con ellos. Pero hasta que estos competidores no comenzaron a tener rondas de inversión grandes no fue posible la adquisición.

Siempre hemos sido de «La cofradía del puño cerrado». Lamemos hasta las piedras para recuperar la sal. Si en algo hemos sido buenos es en eficiencia y el tráfico orgánico, porque el producto salta a la vista que el de la competencia es mejor en cuanto al visual, etc.

La historia cyberpunk de Devotion NFT: de Lanzarote a Berlín

De playas desiertas en Lanzarote hasta oscuros estudios bohemios en Berlín. La historia de DEVOTION NFT: cómo un grupo de artistas creó el primer NFT para transportar a 10 elegidos a una experiencia inmersiva cyberpunk en el mundo real al más puro estilo «The Game» de David Fincher.

La isla bonita

Febrero de 2021. Unos conocidos llevaban unos meses trabajando en remoto desde Lanzarote y me tentaban sus fotos de playas volcánicas y palmerales.

Desesperado por abandonar de una vez por todas la rutina que me había absorbido durante los meses de pandemia hice las maletas, mi test de antígenos (que comprobaron muy bien a la llegada) y cogí el primer avión que salía hacia la isla. Me recibieron con los brazos abiertos un clima seco y soleado, los aloes, los volcanes y la arquitectura de César Manrique.

El impacto fue brutal. De estar encerrado en un piso pasé a disfrutar de la libertad de poder dar un paseo por playas paradisiacas, escalar volcanes y tragar mucha agua aprendiendo a hacer surf. Una sensación de liberación, tras los odiosos meses de encierro, por la que me sentí afortunado con la vida.

Los artistas locos de Berlín

En esta historia, como pronto veréis, soy un mero espectador y los protagonistas, que quieren mantener el anonimato, son unas criaturas de un plano no terrenal.

Un día, dando un paseo por la playa de Famara, conocí un grupo de actores callejeros y artistas itinerantes que habían llegado a la isla escapando de la monotonía de Berlín. Llegaron con escasísimos medios y vivían la vida con una intensidad que más quisieran muchos millonarios.

Eran ricos en las cosas que no puede comprar el dinero: salud, amor, juventud, tiempo, motivación y talento. Una sonrisa siempre en sus ojos que la mascarilla anti Covid no conseguía encarcelar. Con la intensidad característica que da un viaje parecido al Erasmus, pronto se convirtieron en muy buenos amigos.

Su energía era cautivante y contagiosa y causaron un gran impacto en mí. Mantuvimos animadas conversaciones al atardecer, sentados en las dunas de Famara, contemplando el abrazo de las nubes a las montañas de El Risco. Por el día caminábamos explorando calderas volcánicas y por la noche veíamos juntos películas del estudio Ghibli.

A cada cual más variopinto, mis nuevos amigos habían organizado teatros callejero por las calles de Berlín y se entretenían ahora en la isla creando todo tipo de experiencias y experimentos artísticos. Algunos vivían al día, durmiendo durante algunos períodos como auténticos ascetas en cuevas y comiendo plantas que encontraban por el suelo. Gracias a un artista que había estudiado botánica ahora puedo reconocer las espinacas de Nueva Zelanda, la escarcha y el tabaco salvaje (nada recomendable, muy tóxico) entre muchas otras plantas comestibles.

En sus propuestas artísticas en la isla, bebían de fuentes de inspiración de musas como Marina Abramović y Donna Haraway en las que el tema de la inclusión es una piedra angular. A su lado me sentía como si hubiera viajado en un Delorean a los años 60 durante el movimiento contracultural Hippie.

Para mí, un friki acostumbrado al orden del mundo tecnológico y a intentos constantes de reducir la entropía y tener el mayor control posible de todo lo que me rodeaba, conocer a estas personas supuso un antes y un después en mi percepción del mundo.

El germen de la idea

Como he dicho, soy un friki. Y como buen friki me encanta estar al día de todo lo que tenga que ver con la tecnología, soy un lector empedernido de ciencia ficción y un apasionado del género cyberpunk.

Aún así, mi forma de ver las criptomonedas había sido desde que oí hablar de ellas por primera vez bastante escéptica. Pero desde siempre me habían apasionado el diseño y la ilustración, así que cuando en diciembre escuché por primera vez el concepto de los NFTs (Non Fungible Tokens) algo hizo click en mi cerebro.

¿Cómo? ¿Un medio por el que un artista podía poner a la venta sus creaciones digitales y recibir por ello no solo una compensación en la primera venta sino en sucesivas adquisiciones de la obra? ¡Por fin un uso interesante de las cryptos!

En una de nuestras largas conversaciones les hablé a los artistas de los NFTs. Si yo era algo escéptico con las criptomonedas, ellos eran unos negacionistas del tema. Pero al igual que me había pasado a mí, con el paso del tiempo, hubo un cambio de perspectiva en su cabeza.

Lo siguiente os lo podéis imaginar con facilidad: dando rienda a su imaginación, comenzaron una sesión improvisada de tormenta de ideas, a cada cuál más loca, pero siempre, y esto es clave y lo que en realidad me pareció rompedor: desde el punto de vista de la experiencia en el mundo real. No un mero token digital. Un token digital unido a una experiencia real.

Su optimismo era contagioso y quería echarles un cable, así que llamé a la puerta de tantos expertos en crypto como fui capaz, para que pudieran ayudar a mis amigos en la parte técnica y en cómo hacer llegar al público la idea. Y como siempre ocurre con las vanguardias: los que estaban al pie del filón estuvieron más que dispuestos a ayudarnos con consejos de todo tipo: @CarrascosaCris_, @enekoknorr, @mcaballero y @esepuntoge entre muchos otros nos dedicaron parte de su valioso tiempo y les estoy agradecido de corazón.

No sé cómo será el futuro de los NFTs, pero he elegido abrazarlos con el optimismo e ingenuidad con el que se abrazan las nuevas vanguardias. Mis amigos artistas muchas veces trabajaban sin cobrar, por amor al arte. Y cuando conseguían ganar algo era de manera precaria: 10 euros la hora y dando gracias. Con los NFTs confío en que más artistas como ellos comiencen a recibir una retribución más justa por sus trabajos y que vivamos una época de renacimiento artístico inesperado.

Y así fue cómo, conectando diversos puntos en apariencia caóticos, se creó un hilo conductor que llevó a mis amigos artistas a la síntesis de DEVOTION, en la que soy un mero espectador y en la que todo el peso de su éxito o fracaso recaerá en los artistas que la van a llevar a cabo.

Pero entonces, ¿qué es DEVOTION?

DEVOTION es una colección de NFTs de 10 fotografías artísticas. Hasta aquí nada nuevo. Lo rompedor es que cada una de ellas podrá ser redimida por una experiencia inmersiva de temática cyberpunk en la que el sujeto receptor se sentirá como el protagonista «The Game» de David Fincher.

Nueva York, San Francisco, Londres, Tokio, Berlín, París… el receptor podrá elegir una ciudad y el grupo de artistas (que mantendrán siempre su anonimato) se desplazará y organizará la experiencia inmersiva.

El propietario del token estará moviendo un grupo de artistas por el mundo, solo para él o ella, solo por un día. Una experiencia que vivirán tan solo 10 personas en el mundo.

Tras el evento, aquel afortunado que la haya disfrutado, recibirá otro token, un «Devoted», también una fotografía, que podrá así mismo subastar a su vez. Por lo que quizás haya inversores que lo adquieran esperando que se revalorice por su valor simbólico, más allá de la mera experiencia.

Para los mal pensados: es una experiencia transgesiva, pero suave. Sensual pero no sexual. La seguridad será un elemento importante.

El viaje a Berlín

Tras el esbozo de la idea y revisar los temas técnicos, ni cortos ni perezosos mis amigos sacaron dinero de debajo de las piedras, compraron vuelos y organizaron una sesión fotográfica en Berlín nada más y nada menos que con el reputado y transgresor fotógrafo @krousky, que cómo no, resultó ser amigo íntimo de una de las artistas… a veces simplemente hay que tener un poco de suerte.

Allí acuñaron el término Cryptobæbes con el que se auto denominan a sí mismæs.

By the late twentieth century, our time, a mythic time, we are all chimeras, theorized and fabricated hybrids of machine and organism; in short, we are cyborgs. — Donna Haraway

¿Y el futuro de DEVOTION?

Ahora viene lo más difícil para læs Cryptobæbes, este grupo de artistas del plano etéreo: preparar las experiencias para las 10 personas que adquieran los tokens.

Hay una frase que me encanta y repito mucho: «a veces se gana y a veces se aprende». ¿Será DEVOTION NFT un éxito? Lo normal es que no lo sea y se quede en una fumada de proporciones cósmicas. ¡Tantas cosas pueden salir mal!

Pero nadie podrá quitarme el haber vivido una experiencia que siempre recordaré: colaborar aunque sea con unas pocas pinceladas e ideas en un proyecto tan loco, conocer gente fantástica de un mundo (el del arte dramático) al que nunca había accedido, aprender lo indecible sobre cryptos y NFTs y todo ello en el marco de esta maravillosa isla que es Lanzarote. ¿Acaso no son cosas como esta las que hacen que la vida merezca la pena?

Emprender en España sin inversión: el caso de Erasmusu.com

Este artículo pertenece a la serie “Startupea”. Espero que sea de ayuda a esos locos a los que les gusta crear cosas de la nada. Si eres uno de ellos, sígueme en Twitter.

7 años en Internet

Algo así como una eternidad. Cuando miro atrás en el tiempo y recuerdo los inicios de Erasmusu.com, allá por el Pleistoceno, lo que más me sorprende es que todavía estemos aquí. Lo visualizo como un árbol de decisiones: cada bifurcación una decisión tomada. Y recordando lo ilusos que éramos cuando comenzamos, me cuesta creer que hayamos conseguido recorrer ese árbol por un camino que no llevara a la más completa y humillante de las extinciones.

Y lo peor es que no tengo una receta milagrosa esculpida en piedra. Nada que os asegure el éxito de vuestro proyecto. Ningún mantra que hayamos repetido hasta quedarnos roncos, ningún atajo, ninguna fórmula secreta. No tengo nada que pueda venderos en un curso online Social Media Gromenawer y hacerme de oro… me encantaría decir que Erasmusu.com ha funcionado porque somos super listos y hacemos las cosas siempre bien. Pero la verdad es que la sensación que tenemos es la de una larguísima sucesión de problemas que nos iban dando en la cara con todas sus fuerzas y conseguíamos resolver o sortear por pura cabezonería y algo de suerte.

También me gustaría poder decir que durante todo este tiempo no hemos recurrido a inversión porque somos fans de crecer lentamente de manera orgánica, aquí, desde Murcia con amor. Pero os estaría engañando. No es que nos hayamos matado a buscar inversión, pero sí que la hemos tanteado y por un motivo u otro nunca ha cuajado. Pero aún sin ella, hemos «tirao pa’ lante».

Recuerdo al menos tres veces en las que Erasmusu estuvo a punto de irse a pique. El más mínimo aleteo de mariposa habría inclinado la balanza hacia uno u otro lado. Cuando hablo con otros que llevan tiempo en las trincheras y han conseguido hacer funcionar sus proyectos, al preguntarles cómo lo han conseguido lo usual son comentarios del tipo: «esto ha salido bien medio de milagro, no sé ni cómo he llegado aquí». Así que si algún gurú os intenta vender el curso definitivo para que vuestra «startup» funcione, huid como alma que lleva al diablo. Y si estás en paro y un político os comenta que la solución es que te metas a emprendedor… piénsatelo bien, pero que muy bien. Yo solo emprendería (de tanto que han violado esta palabra en los medios me suena hasta mal) si realmente imaginarme haciendo cualquier otra cosa me hiciese menos feliz que meterme a montar algo por mi cuenta y riesgo.

Durante todo este tiempo en Erasmusu, hemos hecho muchas cosas mal, muchísimas. Pero algunas habremos hecho bien si aún seguimos coleando. Mi idea con este post es contaros algunas de ellas. Daros una visión de lo que ha supuesto para nosotros este tiempo, de los palos que nos hemos llevado y de los éxitos que hemos celebrado como agua de mayo. Compartiré incluso algunas gráficas, que quedan siempre muy molonas y dan un toque startupero.

Si estás empezando, igual te es útil. Ponte cómodo y ve por palomitas, que esto va para largo 🙂

1) Primeros años: Los ilusos en pañales (2008 a 2011)

Una idea de una web de Erasmus

Verano de 2008. Murcia, 40 grados a la sombra. Emilio y yo sentados en el comedor en casa de mis padres. Un boli sobre la mesa evita que el ventilador saque volando dos hojas con esquemas y garabatos. He quedado con Emilio, amigo desde el instituto, para convencerle de juntarnos con dos gallegos que he conocido en un foro de Internet y montar algo los cuatro juntos. Crear algo grande de la nada, lo que fuera pero que molara. Es decir, pillar cualquier idea que sonara medio bien, dejar nuestros respectivos curros y montar una empresa con dos cuasi desconocidos de la otra punta de España con los que trabajar a distancia.

Sí, así de chalados estábamos.

Entre varias ideas descabelladas que llevaba en mis hojas una resalta un poco más que las demás: hacer una red social para Erasmus. En 2006 había estado en Polonia de Erasmus y recordaba, en la medida que me lo permitían las neuronas quemadas por el vodka, haber ido más perdido que carracuca, sin ninguna web de referencia que me ayudara.

La idea se resumía en algo así: «Como Tuenti, pero para Erasmus y con información sobre todos los destinos y temas de alojamiento«. Por aquel entonces las redes sociales eran como ahora los SaaS y como hace poco fue el Cloud: El Dorado. Facebook, Tuenti, Orkut, MySpace… si montabas una red social fijo que inmediatamente se abrían los cielos y te caían encima una lluvia de doblones de oro.


Emilio y yo en la habitación de la plancha de su madre (a falta de garaje). Estuvimos poco aquí, luego remoto.

¿Modelo de negocio? ¡Bah! Cuando tengamos tráfico fijo que será fácil sacar dinero con publicidad o cualquier cosa que compren los Erasmus. ¡Está chupao! Lo difícil va a ser la escalabilidad, fijo que necesitamos 3 o 4 servidores distribuídos, memcached a tope, un condensador de fluzo… ¡vamos a vernos una cuantas charlas para ver cómo lo han montado los de Facebook!

Esa era nuestra forma de pensar y no podíamos estar más locos y equivocados:

  • Encontrar una forma de ganar dinero con Erasmusu nos costó más de 3 años y no empezó realmente a funcionar hasta el cuarto año.
  • La escalabilidad, creciendo al ritmo que crecimos, nunca fue el principal cuello de botella. Sí que es verdad que Emilio ha tenido siempre un especial cuidado en hacer un buen diseño de base de datos, balancear bien la carga y adelantarse a los posibles problemas. Pero desde luego, no nos hemos enfrentado a locuras tipo Facebook como nos imaginábamos en nuestros sueños húmedos. Para los curiosos, utilizamos tecnología de hace siglos: Linux, Nginx, MySQL, PHP, jQuery, Redis, Memcached, SVN… ni siquiera usamos Git todavía (aunque ya urge cambiar). Y algunos servicios como Amazon S3 y CloudFront.
  • Basar tu modelo de negocio en publicidad seguramente sea un suicidio. A no ser que seas Facebook, Google, Twitter… lo vas a tener chungo. Ni siquiera redes de blogs con más de 20 millones de páginas vistas pueden realmente ganar dinero en condiciones con publicidad.

No hacer pacto de socios: típico error que sale caro

Como buenos ilusos en pañales que éramos, por supuesto, cuando finalmente nos lanzamos a la piscina Emilio, Adrián, Iván y yo; constituimos la empresa y no firmamos un pacto de socios. Y no os imagináis el calvario que supuso en años posteriores no hacer las cosas bien en su momento.

Es además un error muy típico. Casi nadie que monta una empresa por primera vez cae en algo tan básico al estar cegado por la ilusión y el compañerismo de los primeros momentos. Es algo así como casarse y no hacer separación de bienes: hay quien opina que queda feo hacerlo, pero puede ahorrarte unos madres mías “que pa’ qué” si la cosa sale mal al cabo de los años. Por favor, no cometas tú este error.

Hay una serie de preguntas básicas que todo pacto de socios debería responder:

  • ¿Qué pasa si un socio se quiere ir de la empresa porque se cansa, quiere cambiar de trabajo o cualquier otro motivo?
  • ¿Cuánto va a aportar cada uno en tiempo y qué pasa si no lo hace?
  • ¿Quién toma las decisiones? En caso de que haya votaciones, ¿qué pasa en caso de empate?

Algunas formas de solucionarlas:

  • Vesting a X años: si un socio decide marcharse antes del tiempo marcado, el resto de socios podrá recomprarle su parte a una cantidad simbólica. Es una forma de proteger la empresa frente al individualismo. Esto te evitará la situación de que cuando uno de tus socios abandone el proyecto (y eres un iluso si piensas que eso no va a ocurrir) los que queden dentro remando puedan recuperar ese porcentaje. De hecho, te recomiendo un vesting a mínimo 5 años. ¿Estás dispuesto a montar algo con alguien que no se comprometa a dedicarle mínimo 5 años? Yo no.
  • Cantidad de trabajo que va a aportar cada uno bien definida: que quede claro y que alguien pueda tomar decisiones sobre qué ocurre si un socio deja de arrimar el hombro.
  • Cómo se toman las decisiones y qué pasa en caso de empate: no os imagináis la de broncas que se pueden liar cuando hay bloqueos en las decisiones y empates en votaciones. Por ejemplo, se puede solucionar dejando claro quién tomará la responsabilidad última sobre una cuestión en caso de empate y de esta forma evitar discusiones interminables.

Realmente, da igual si la jerarquía en vuestra empresa es vertical, horizontal o hace el pino puente; da igual si una persona toma todas las decisiones o lo hacéis por comité; da igual si decidís que los miércoles es El Día de La Marmota y no se curra: el caso es que quede claro, acordado y firmado por todos desde el principio… y «desde el principio» significa antes de que eches ni siquiera una hora en el proyecto. Si no, será lo típico que irás dejando para más adelante, ¡error!

Un pacto de socios puede ser tan complicado como quieras. Mi opinión es que cuanto más completo sea, mejor. Incluso que responda preguntas como: ¿qué pasa si uno de los socios fallece? ¿permitimos o no permitimos meter familiares y amigos en la empresa? Etc.

Optimismo desmedido: nuestra gasolina

Volviendo a la historia, íbamos como drogados:

  • Con mucha ilusión y poca cabeza, en verano de 2008 diseñé en esquemas la primera versión de Erasmusu.com. En vez de meter lo mínimo necesario, añadí todo lo que se me ocurrió y mucho más, complicando todo innecesariamente.
  • Sin pacto de socios ni nada que nos protegiera, constituímos la empresa en Enero 2009.
  • Nos dejamos nuestros respectivos curros y nos pusimos a tiempo completo.
  • Trabajábamos cada uno desde su casa. De hecho, así estuvimos durante 4 años y medio, excepto en contadas ocasiones en las que nos reuníamos los cuatro y el trabajo avanzaba enormemente. Trabajar en remoto tiene sus pros, pero también muchos contras.

Lanzamiento en Marzo 2009

Tras seis meses currando a destajo (sobre todo Iván y Adrián) conseguimos sacar la primera versión de Erasmusu.com. Un pequeño monstruo. Funcionaba bajo invitación y todo el contenido era privado (tiro en la cabeza para el SEO).

Desde el primer día tuvo relativa buena acogida, pero desde luego no como en la película de The Social Network. Tampoco escribíamos ecuaciones en las ventanas ni íbamos a fiestas en clubes privados. El sueño de El Dorado se evaporó y quedó la realidad. Pero al menos, sin prisa pero sin pausa fue creciendo el número de usuarios.

La versión inicial tenía una complejidad enorme y la mayoría de secciones no las utilizaba nadie. Tenía hasta etiquetado de fotos estilo Facebook. Así lucía:

Erasmusu aún pasaría por dos rediseños completos hasta llegar a su estado actual. Que por cierto, también se ha quedado ya bastante anticuado.

Lo que si veíamos claro es que la idea gustaba: había una necesidad que estábamos cubriendo que era la de encontrar información sobre tu destino Erasmus, alojamiento, futuros compañeros en el destino, etc… los estudiantes usaban la web, la recomendaba y poco a poco se iba haciendo conocida.

Pero todo muchísimo más lento de lo esperado. Y además, no teníamos ni idea de cómo ganar dinero con ello.

Esto no da ni un duro, ¿y ahora qué?

¡Bienvenido al mundo de la consultoría y el diseño web! Erasmusu no daba un duro: ni tenía suficiente tráfico, ni teníamos claras las ideas de cómo ganar dinero con ella. Si hubiera crecido más rápido, igual hubiéramos captado inversión, pero no era el caso.

Así que no quedó más remedio que dedicar la mayor parte del tiempo a trabajar para terceros. Hacíamos webs, diseño de logotipos, aplicaciones, diseño 3D, consultoría… lo que hiciera falta.

Erasmusu, solo en ratos libres

Y así, en ratos libres, seguíamos iterando y mejorando Erasmusu y cuidando su comunidad, que a fin de cuentas ha sido y sigue siendo lo más importante.

Me siento un viejuno cuando recuerdo estos días. Por esta época aún nadie había pronunciado en voz alta palabros de moda (algunas incluso ya pasaron) como «social media», «lean startup», «bootstrapping», «community manager», «hype», «guerrilla marketing», etc. Nos hacía mucha gracia cuando un nuevo término surgía y se ponía de moda en plan: « Anda mira, ahora a lo de echarle morro para conseguir tráfico por la patilla lo llaman «growth hacking», tócate los… » O bien: « Pues sabes que a lo de llevar la cuenta de Twitter y Facebook le han puesto nombre: Community Manager. Y mira, este tipo se está haciendo de oro dando cursos de eso… ¡ja! »

La verdad es que nosotros todas esas disciplinas las aprendimos como el resto de cosas: a golpes.

Los primeros competidores: Erasmoos y Erasm.us

Antes incluso de que lanzáramos Erasmusu, cuando estábamos a mitad de desarrollo, a alguien se le ocurrió la misma idea.

Erasmoos salió unos 4 meses antes que nosotros. Una red social para estudiantes internacionales. Y un año después de que ambos lleváramos ya un tiempo compitiendo, apareció otra portal del estilo: Erasm.us

Todo el mundo tiene competencia. Hay que acostumbrarse y aprender a convivir con ella. Vigilarla, pero no obsesionarse. Estar en contacto, pero no revelar tu planificación. Aprender de sus éxitos para replicarlos y evitar caer donde ellos fracasen.

De todas formas, las ideas no valen nada, lo importante es cómo ejecutas dicha idea… y las pequeñas ideas que llevas a cabo o descartas cada día. Tan importante es saber qué hacer, como saber qué no hacer.


Imagina si te pagaran por las ideas 😀

La idea de un «portal para los Erasmus» se le habría podido ocurrir a cualquiera. No era para nada innovadora, ni un reto tecnológico. Pero las diferencias en cuanto a cómo hicimos las cosas que estaban bajo nuestro control, así como las externas que escapaban a nuestro control, fueron favorables para nosotros. De hecho, a día de hoy, tanto Erasmoos como Erasm.us han pasado en total o en su mayor parte a integrarse con Erasmusu.

Pero eso no quiere decir que no sigamos teniendo competidores, de hecho tenemos muchos. Menos mal, porque si no tuviéramos competidores significaría que estamos en un mercado que no da ni un duro. Nuestra competencia hoy en día está más enfocada en el entorno de los alojamientos para estudiantes, donde no dejan de surgir más y más clones de Airbnb «para larga estancia».

2) Mitad del camino (2011 a 2014)

¡A por todas! Pasamos a tiempo completo en Erasmusu

Llegó un momento en que perdimos completamente el rumbo. Se nos había olvidado por qué nos habíamos juntado. No habíamos dejado nuestros antiguos trabajos para hacer consultoría web… la idea original había sido crear algo de lo que sentirnos orgullosos.

Pero hacía ya meses que no hacíamos otra cosa más que proyectos para terceros, sin dedicar apenas tiempo a Erasmusu. Y encima por menos dinero del que ganábamos antes de dejar nuestros trabajos. No tenía sentido.

Tras una reunión que recuerdo como si fuera ayer, decidimos dar el todo por el todo: ponernos a tiempo completo con Erasmusu y no aceptar ningún trabajo más. Si conseguíamos hacerlo funcionar, bien, si no, lo abandonaríamos.

Todo o nada.

Nos pusimos las pilas. Durante un mes, rediseñé Erasmusu en esquemas desde cero. Saqué la tijera y simplifiqué, homogeneicé, mejoré… todo lo que pude y más. Iba con mi libreta de proyecto a todos lados, me acostaba pensando en un problema y me levantaba dándole vueltas a su solución. También repensé la web desde el punto de vista del SEO, para dárselo más mascado a Google. Adrián pilló todos mis esquemas (utilicé Balsamiq), experiencia de usuario y especificaciones (usamos Google Docs) y trabajó en el UI y la parte visual a destajo. Iván y Emilio se hicieron cargo una vez más de toda la parte técnica, diseñada de forma que la página pudiera crecer de verdad.

Durante 7 meses, más tiempo del que costó desarrollar la primera versión de Erasmusu, trabajamos a tiempo completo en «El Rediseño». Quedábamos los 4 en Galicia y nos pegábamos unos atracones de trabajo de cuidado. Emilio y yo dormíamos en una cama hinchable que cada día amanecía pinchada. Y por la noche nos reventaban los mosquitos, la técnica era cubrirnos bien y echar a suertes quién sacaba un pie por debajo de las sábanas en modo sacrificio. ¡Era la guerra!


Algunos esquemas molones de «El Rediseño»

El resultado tras «El Rediseño» se parece bastante a cómo luce Erasmusu hoy en día. Sí, se ha quedado visualmente obsoleto, pero es fácil de usar y cada cosa está más o menos dónde esperas que esté. Internamente es robusta y nos permite seguir creciendo a buen ritmo. Nos sentimos orgullosos viendo que aún hoy en día aguanta el tipo bastante bien.

Pero la presión durante esos meses fue realmente fuerte y hubo momentos insostenibles entre los miembros del equipo. Y se llegó a lo inevitable, las primeras bajas.

Adiós a dos compañeros: Adri e Iván se bajan de la montaña rusa

Emprender es una montaña rusa. Sobre todo al principio, cuando aún no has pillado el fondo de maratoniano. Hay momentos de subidón y momentos de depresión. Y a veces el elástico se estira demasiado y simplemente se rompe.

A mitad del rediseño (pero habiendo acabado la parte visual), Adrián, tras dos años y medio del lanzamiento de Erasmusu, comentó que le había salido una oportunidad en IdeaUp y abandonó el proyecto.

Aparte de las ganas de cambiar de aires, la oportunidad laboral y que Erasmusu no estaba dando ni un duro; también influyó las constantes discusiones y bloqueos que teníamos él y yo. Al no haber definido desde el principio dónde empezaba la parte de uno (experiencia de usuario) y de otro (diseño visual) los diálogos en plan: «ese botón te lo he dibujado en el esquema aquí y tu lo has puesto aquí» se hacían interminables. Y todo esto es algo que realmente se podría haber evitado. El problema fue que desde el inicio no se definió bien una jerarquía en el equipo que nos sacara de posibles bloqueos. Al estar todos al mismo nivel en cuanto a tomar decisiones, cada uno al 25%, no había “jefes de proyecto” reales que tuvieran la última palabra en caso de bloqueo en una discusión.

Más tarde Adrián pasaría por empresas como Tuenti, FeverUp, su propio estudio de diseño y actualmente Microsoft. El tiempo suaviza las cosas y cuando recordamos nuestras discusiones siempre me comenta que no han sido nada en comparación con lo que ha ido viendo por ahí. Parece que «en tos laos cuecen habas».

Tras la partida de Adrián, Iván, el principal desarrollador, estuvo un año más con nosotros dando el callo y no salió del proyecto hasta pasados 3 años y medio de su lanzamiento. La cantidad de trabajo que sacó adelante durante esos años fue brutal. Pero había pasado ya mucho tiempo… y Erasmusu aún no daba dinero. Esto, unido a trabajar siempre en remoto y con las misma tecnología (a Iván le encanta probar cosas nuevas) hizo que le tentara una oferta de trabajo y decidiera aceptarla. Desde su partida lleva años trabajando en SocialBro.


Adrián, Iván y Emilio, revisando alguna sección de «El Rediseño»

Quedamos Emilio y yo. Adrián e Iván continuaron, en la medida de lo posible, ayudando en horas libres pagadas. Pero lógicamente con el tiempo fue poco a poco a menos hasta que dejaron de aportar trabajo a Erasmusu.

Durante la vida de un proyecto es más que normal que algunos socios quieran desvincularse de él, por el motivo que sea. Aquí es donde un pacto de socios habría ayudado enormemente a la empresa y nos habría permitido recuperar todo o parte del porcentaje. O quizás, con un vesting pactado, lo hubieran repensado y decidido seguir adelante.

Pero sin un pacto de socios al que recurrir, un 50% de la empresa quedó desvinculado. La sensación de estar trabajando en una empresa cuyo 50% ya no rinde llega a ser en ocasiones desilusionante. Además, nos bloqueaba en cuanto a buscar inversión, porque cuando la tanteábamos lógicamente nos comentaban que no iban a invertir en una empresa cuya mitad del accionariado estaba desvinculado.

Es más, llegó a debatirse el tema de poner «un fijo». Un pago mensual para todos, trabajásemos o no, simplemente por tener porcentaje de la empresa. A esto me negué en rotundo y lo luché a muerte por parecerme un completo disparate. Es decir, Erasmusu no estaba dando ni para que tuviéramos sueldos los que quedaran en el barco… ¿e íbamos a dar «un fijo»? ¡Antes la muerte por Macumba! Me parecía algo absurdo dado que no premiaba el continuar arrimando el hombro, sino todo lo contrario.

Lo que finalmente hicimos fue comenzar a pagar los sueldos según las horas invertidas por cada uno. Todos al mismo precio y confiando en que mediríamos esas horas (utilizamos SlimTimer) de forma correcta. Los cuatro seremos más o menos cabezones, pero lo que sí somos es honestos, así que el tema de medir las horas trabajadas funcionó muy bien. Fue un aciertazo: de esta forma se premiaba a aquellos que querían aportar más horas al proyecto.

Erasmusu peligra. Si Emilio se va, esto se acaba

Erasmusu ya había peligrado cuando tuvimos que decidir si ponernos a tiempo completo con él o no. Y también cuando Adrián se marchó e Iván comentó que empezaría a buscar ofertas de trabajo y saldría si le salía algo interesante como así fue.

Pero la vez que más cerca hemos estado de cerrar el chiringuito fue cuando Emilio, cansado de trabajar a distancia, de la partida de Adrián y de la futura partida de Iván… echó una oferta de trabajo para Softonic.

Si me quedaba solo, lógicamente no iba a tener ánimos para seguir. Faltó poco, pero por suerte cogieron a otro. Vaya FAIL, ¡no saben la máquina que se perdieron!

Pero, no me sonrojo al decirlo, lo siento Emilio: ¡ahora estás mucho mejor, hombre! 🙂

Los primeros ingresos

Había faltado poco, pero Emilio se había venido arriba y ahora estaba incluso con más ganas que yo de dar el todo por el todo.

Además, estábamos empezando a ganar por fin algo de dinero:

  • Por un lado, Mirey, encargada del marketing y alegría de la huerta en Erasmusu, conseguía sacar cada vez más trabajo adelante. Coordinaba todas las campañas de publicidad, conseguía nuevos clientes gracias a su simpatía y forma de explicar y convencer, les ayudaba en todo lo que necesitaban, etc. ¡Y los clientes repetían tras terminar sus primeras campañas! Mirey fue nuestro primer fichaje y aún tras 4 años con nosotros no deja de sorprenderme la de recursos que se saca de la manga para sacar todo adelante. Con el tiempo, han pasado por Erasmusu clientes bastante tochos como Microsoft, Adobe, Correos o BlaBlaCar.
  • Por otro lado, parecía que el tema de los alojamientos era una necesidad por la que los propietarios y estudiantes estaban dispuestos a pagar bajo un modelo de clasificados si les dábamos un buen servicio. Poner a unos en comunicación con otros, «tan sencillo» como eso. Ayudar a los estudiantes a encontrar los mejores alojamientos posibles y a los propietarios a los mejores inquilinos posibles.

Emilio propuso que alquiláramos una oficina en Murcia (en la que aún seguimos a día de hoy, por cierto) y que por fin dejáramos de trabajar en remoto. ¡Después de 4 años y medio íbamos a tener un espacio de trabajo de verdad!

Así que, una vez más, tomamos el toro por los cuernos:

  • Emilio comenzó a llevar toda la parte técnica. Vamos, un Full Stack Developer como la copa de un pino.
  • Contratamos a una persona más, Cristina, para llevar todo el mantenimiento, comunicación, gestión de las redes sociales, etc. Después de dos años y medio con nosotros, Cristina ha desarrollado una velocidad para moderar Erasmusu, responder a las dudas de todos los que escriben y ayudar en lo que pueda que nos deja con la boca abierta.
  • Definimos una planificación en el tiempo muy enfocada al sector de los alojamientos y nos pusimos manos a la obra.

3) Actualidad (2014 a octubre de 2015)

Alojamientos: de pronto todos quieren ser el Airbnb de los estudiantes

Tras años estando prácticamente solos en el tema de alojamiento para estudiantes (más allá de EasyPiso y nosotros poco había). En 2014 empezaron a surgir como setas empresas que querían constituirse en el Airbnb de las estancias largas, y que por lo tanto tenían un target claro entre los estudiantes internacionales: Student.com, Nestpick, Beroomers, Spotahome, Uniplaces, etc. A golpe de inversión, comenzaron una batalla épica que continúa a día de hoy. Por muy grande que sea el mercado, veo complicado que todas ellas puedan subsistir en los próximos 5 años.

Nosotros ya teníamos lo más difícil: el tráfico. Así que «solo» quedaba enfocarse más aún en el tema de los alojamientos y empezar a funcionar bajo un modelo transaccional tipo Airbnb en vez de un modelo de clasificados. A ello nos pusimos y en ello estamos. Hizo falta aprender a delegar y aumentar el equipo aún más:

  • Se unió al equipo un desarrollador más, Juanfran, que a día de hoy junto con Emilio saca adelante toda la programación de la web (cuando algún competidor que tiene un equipo de 20 desarrolladores nos pregunta cuántos tenemos nosotros, lo flipa).
  • Y más recientemente Blanca, que ayuda tanto a los propietarios como a los estudiantes durante todo el proceso de la reserva, estancia, etc. Con infinita paciencia 🙂

Por otra parte, actualmente (octubre 2015) solo el 7% de nuestros alojamientos funcionan bajo el modelo transaccional (el resto bajo el modelo de clasificados original). Pero los pocos que hay van de maravilla. ¿Por qué tan pocos de momento? Porque somos perros viejos y nos gusta hacer las cosas con cuidado: aprendiendo, iterando, mejorando y automatizando. Cuando estemos listos, daremos el siguiente paso.

En busca de las participaciones «perdidas»

Llegó un momento en que nos fue necesario recuperar el 50% que había quedado en los dos socios ya desvinculados del proyecto, Iván y Adrián. Los motivos eran diversos:

  • Por un lado, los pocos inversores con los que hablábamos, no querían saber nada de nosotros hasta que el 100% estuviera en manos de los socios trabajadores.
  • Por otro lado, era desilusionante aportar valor cada día en hacer crecer un proyecto que no era enteramente nuestro.

No voy a ahondar en todas las deliberaciones y el tiempo (más de un año) que nos llevó ponernos de acuerdo. Emails interminables, reuniones estresantes, bastantes cabreos y mal dormir. Los cuatro lo pasamos mal, quieras que no, habíamos compartido en el pasado muchas cosas juntos y estos temas eran condenadamente feos de tratar y cada uno tenía un punto de vista tangencialmente opuesto. No había que olvidarse que habían estado presentes en los primeros años, sin Iván y Adrián Erasmusu no habría sido posible. Pero tampoco podíamos seguir así Emilio y yo porque ya habían pasado 3 años desde su partida.

Finalmente y por fortuna, conseguimos llegar a un acuerdo. La verdad, pienso que nos salió caro en comparación a si hubiéramos hecho bien las cosas al empezar o solucionado los problemas a su debido tiempo. Pero al menos, ellos consiguieron lo que buscaban y nosotros volvimos a ser dueños del monstruito que habíamos alimentado día tras día.


Firmando ante notario nuestro acuerdo de venta de participaciones

Igual me paso de pesado, pero… ¡recuerda hacer un pacto de socios! Si hubiéramos acordado y tenido las cosas claras desde el principio nos habríamos ahorrado los cuatro este mal trago.

Integramos Erasmoos y Erasm.us

Con el tiempo, nuestros competidores en cuanto a portales para Erasmus, fueron perdiendo fuelle. No consiguieron generar el tráfico ni el dinero necesarios. O bien el resto de cosas que escapaban a su control (familia, entorno, la vida, etc.) no fueron propicios.

Los fundadores de estos portales habían comenzado a trabajar en otros proyectos y ya no podían ni querían dedicar más tiempo a sus comunidades. Pero nosotros aún seguíamos remando. Una vez más, me gustaría sacar pecho y poder decir que «adquirimos» estas empresas. Pero realmente fue más bien una integración bajo un precio simbólico. Poco más que costear el tiempo que tendrían que dedicarle a pasarnos la batuta.

Tanteos en inversión

Erasmusu ha funcionado siempre en «break-even», es decir, como el bar de la esquina: algo tan sencillo como tener mayores ingresos que gastos. Nunca hemos recibido inversión. Ni tampoco un préstamo. No debemos nada a nadie. Bueno sí, a nuestros padres por aguantarnos en casa los primeros años 🙂

Claro está, con inversión, iríamos mucho más rápidos. Sobre todo ahora que llevamos 7 años afilando las puntas de todos los procesos y somos un negocio rentable.

Iñaki Arrola me dijo una vez que los emprendedores éramos los reyes, que los inversores eran los que iban detrás de los buenos proyectos. Y que si un proyecto era bueno, levantando el teléfono y llamando a dos o tres inversores, sería suficiente para recibir dinero cuando quisiera.

Yo no lo veo tan fácil, la verdad. Para recibir inversión, hay que salir a buscarla. Saber venderse. Hay gente que es condenadamente buena en eso. La verdad es que en los últimos años la inversión llueve a nuestro alrededor entre nuestros competidores, incluso se habla de «burbuja». Ellos sí que salen a buscar inversión a tiempo completo… y queman el dinero como si fuera queroseno.

A otros, no se nos da tan bien, o nos preocupa tener que dedicarle tanto tiempo a esa búsqueda, porque… ¿quién queda en la tienda para vender mientras tanto? 🙂

Buscar inversión consume una cantidad de tiempo, concentración y recursos considerable. Además, hay que saber moverse en ciertos circuitos y eventos, darte a conocer, hacer contactos… y nosotros hemos sido siempre muy de estar en la cueva picando piedra y poco de salir a saraos.

Así que cuando hemos tanteado inversión, por muy buenas métricas que mostráramos, siempre ha sido un poco en plan: «¿de qué palo van estos de Murcia que nadie me ha presentado y no sé ni quiénes son?». Eso cuando conseguíamos que un inversor respondiera nuestros emails o llamadas. Con algunos fondos como Bonsai o Kibo fue literalmente imposible captar su atención. Ni un minuto para presentarles el proyecto siquiera. La carga de trabajo que tienen ciertos fondos es tal que es que no van a tener tiempo ni para darte un «no». Ni siquiera para decirte «no tengo tiempo» o responderte. De hecho, conseguir que un inversor te diga «no», es tan difícil o más a que te diga «sí» dado que no les gusta cerrarse ninguna puerta.

Además, el «no eres tú, soy yo» se aplica aquí a la perfección. Puedes tener un proyectazo, pero si contactas a un fondo en un período en el que lleva demasiada carga de trabajo o no tiene fondos en ese momento, lo único que conseguirás es que te den largas.

Funcionar en break-even deja descolocados a los inversores

Además, a veces es complicado recibir inversión incluso aunque te vaya de perlas. Por raro que parezca, funcionar en break-even (mayores ingresos que gastos) puede ser malo para que entre inversión si previamente nunca recibiste.

Lo ilustro con una gráfica (es solo un ejemplo, no se corresponde con datos reales). En azul, Erasmusu, creciendo en tráfico orgánicamente: lento, pero seguro. Con mayores ingresos que gastos. En rojo, un competidor, creciendo en tráfico con inversión, más rápido pero quizás simplemente creando un negocio no sostenible, quemando por ejemplo 5M de euros para ganar 1M y sin dar beneficios… quizás una burbuja que estallará en el futuro. Por desgracia, un inversor puede no ir más allá al mirar esas dos gráficas y decirse: «Estos de rojo tienen más tracción (les encanta esa palabra), hay que seguir metiendo ahí».

Y cuesta hacerles entender que teniendo ya una base sólida, con tráfico orgánico y un negocio rentable, si sumamos la inversión deberían cambiar las tornas a algo así:

Pero a veces es una batalla perdida (nos ha pasado), convencerlos de algo que parece tan lógico.

Pero bueno, tampoco hay que obsesionarse si todos a tu alrededor levantan dinero. No siempre es el mejor camino. Hay veces en que las rondas de inversión de una startup se convierten en una huída hacia adelante… hasta que el burnout rate se hace insostenible, no se consigue la siguiente ronda y estalla la burbuja de dicha empresa. Estas cosas pasan, incluso aunque levantes 300M.

En fin, a llorar al muro. Si esperas que los inversores vengan a por ti, ya puedes esperar sentado… No ha sido hasta que nos hemos movido un poco cuando hemos empezado a captar la atención de algunos inversores inteligentes. Si entra inversión, genial. Y si no, a seguir desde las trincheras, con lo puesto, presentando batalla.

Erasmusu en números

¿Y todo este tiempo ha valido la pena? ¡Desde luego que sí! Volvería a pasar por todo ello sin pensármelo dos veces.

Además, ahora es cuando empezamos por fin a ver el fruto de tanto esfuerzo. Desde que lanzamos Erasmusu, hemos tenido clientes de más de 147 países distintos, más de 12 millones de usuarios la han visitado y han creado cerca de 1 millón de contenidos entre experiencias, blogs, anuncios, mensajes, etc. Veamos algunos números de Erasmusu, de los de verdad, nada de vanity metrics 🙂

Usuarios registrados por año:

Registrados acumulados (a finales de 2015 serán más de 300.000):

Visitas (sesiones) por año:

Pero lo más importante y de lo que más orgullosos estamos es todo el contenido que ha ido aportando la comunidad. Para que te hagas una idea, en cuanto a número de palabras escritas en experiencias, blogs, lugares, etc, Erasmusu es equivalente al:

  • 1,72% de la Wikipedia Inglesa
  • 4,72% de la Wikipedia Española
  • 90% de la Enciclopedia Británica

Sobre nuestro futuro, aún queda muchísimo por hacer y lo mejor está, esperemos, por llegar. Pronto entrarán en el equipo 3 personas más, ¡la familia crece! Seguiremos enfocándonos en el tema del alojamiento, con la idea de llegar a muchos más estudiantes y propietarios. Y no solo en Europa… pero esa es otra historia que aún hay que construir.

Conclusión y consejos

Es difícil sacar un proyecto adelante y más aún sin inversión. Lo normal es naufragar por el camino. Pero se puede conseguir. Algunos consejos:

  • Lánzate solo si estás muy seguro de que es lo que realmente quieres. Si no te imaginas más feliz haciendo otra cosa. Tu gasolina inicial va a ser el optimismo: asegúrate de tener el depósito lleno.
  • Recuerda que sobre todo al principio, la motivación es una montaña rusa: va y viene con mucha facilidad.
  • Intenta conseguir un ritmo constante, piensa en esto como una maratón de 5 o 10 años. ¡No te quemes por el camino!
  • Ya que la probabilidad de fracasar es muy alta, al menos disfruta el camino. Celebra cada pequeño éxito.
  • Creo que lo de que las startups no mueren por asesinato sino por suicido, es cierto en la mayoría de los casos. La competencia no va a matarte, de hecho, puedes aprender mucho de sus aciertos. Vigila más bien el no tropezar con tus propias cordoneras.
  • Empieza tu producto o servicio por lo mínimo. El archiconocido producto mínimo viable. No compliques las cosas innecesariamente. Es mejor iterar y mejorar posteriormente en base a cómo utilice la gente tu producto y en lo que aprendas en cada iteración.
  • Ten por seguro que algunas de las personas con las que comiences (o tú mismo), quedarán por el camino. No olvides el pacto de socios y un vesting a mínimo 3 o 5 años.
  • Aprende a delegar cuanto antes. Es de las cosas más complicadas de dominar. Exige paciencia a la hora de formar, documentar bien y saber buscar a las personas adecuadas. Un par de artículos interesantes sobre el tema: este y este.
  • Automatiza todos los procesos tanto como puedas. Pero no de primeras, empieza llevando las cosas de forma manual, aprende cómo funcionan y cuando realmente las conozcas (y si realmente funcionan y son utilizadas), automatízalas. Pero no antes.
  • En caso de agobio, consulte las tiras cómicas de xkcd y Mick Stevens.

Motivation

Y por último, mantén una planificación en el tiempo y piensa a la larga. Pero márcate también constantes pequeñas metas. El SCRUM no es nada nuevo, ya lo «inventó» Michael Ende en su libro Momo. En él, relata la historia de Beppo Barrendero, que tiene que barrer diariamente una calle muy larga. Estas son sus sabias palabras:

« ¿Ves, Momo? A veces tienes ante ti una calle que te parece terriblemente larga que nunca podrás terminar de barrer. Entonces te empiezas a dar prisa, cada vez más prisa. Cada vez que levantas la vista, ves que la calle sigue igual de larga y te esfuerzas más aún, empiezas a tener miedo, al final te has quedado sin aliento. Y la calle sigue estando por delante. Así no se debe hacer. Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez, ¿entiendes? Hay que pensar en el paso siguiente, en la inspiración siguiente, en la siguiente barrida. Entonces es divertido: eso es importante, porque entonces se hace bien la tarea. Y así ha de ser. De repente, se da uno cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle. Uno no se da cuenta de cómo ha sido, y no se queda sin aliento. »

Por @javilop. ¿Te ha sido útil? ¡Compártelo!

Los 5 posts más leídos de Javilop en 2014

2014 ha sido un año que recordaré con una sonrisa. A destacar:

  • Hice realidad mi sueño de pasar 3 meses en Japón. Una experiencia que no olvidaré nunca y donde Laurie y yo hicimos amigos inolvidables.
  • He visto lugares que tenía pendientes de Bélgica y pasado unas navidades estupendas allí.
  • Le hemos dado mucha caña a @erasmusu entrando de lleno en las reservas de alojamiento para estudiantes. Tengo pendiente escribir un post y compartir con vosotros las gráficas de crecimiento y otras métricas.
  • Al volver de Japón, me mudé a una casa nueva en Murcia. Y esta vez con patio, que me hacía ilusión hacer paellas y gazpachos manchegos sobre trípode de gas 🙂

En fin, un año muy bueno y que me ha permitido escribir de vez en cuando, aunque no tanto como me hubiese gustado. Aquí van los posts más leídos. Enjoy!

Los más leídos

14 cosas que te sorprenderán cuando visites Japón

Japón es diferente, muy diferente. Si viajas a Japón estarás la mayoría del tiempo con la boca abierta. El brutal antagonismo entre tecnología y cultura milenaria es una de las cosas que más te llamarán la atención…

Tetris tutorial in C++ platform independent focused in game logic for beginners

Este tutorial lo escribí hace años, pero sigue recibiendo muchas visitas desde Google. ¿Nunca has programado un Tetris?

Tu doble y tú en un Universo Simétrico Determinista

Mi primer post sobre ciencia, una paranoia que tuvo buena acogida en Menéame: despiertas en una habitación cerrada. Delante de ti hay un espejo. Con sorpresa exclamas: —”¿Dónde estoy?”… Sin saberlo, has despertado en un Universo Simétrico Determinista…

Paseo por Akihabara, Tokyo y visita a Super Potato

Akihabara es el barrio friki por excelencia. Donde el asfalto mojado refleja los neones de edificios de siete plantas de Sega o Tayto llenos a reventar de máquinas de videojuegos…

Lo que he aprendido sobre SEO en 5 años con Erasmusu.com

Si los buscadores fueran perfectos, no haría falta hacer SEO, solo crear mucho contenido de calidad y punto. Pero aunque Google es mucho más listo que hace 5 años, aún hay formas de darle las cosas mascadas para hacerle la vida más fácil…

¡Os deseo que lo petéis en 2015!

Tu doble y tú en un Universo Simétrico Determinista

Despiertas en una habitación cerrada. Delante de ti hay un espejo. Con sorpresa exclamas: —»¿Dónde estoy?»… Sin saberlo, has despertado en un Universo Simétrico Determinista. Lo que tienes enfrente de ti, no es un espejo, es una copia simétrica perfecta de ti mismo. Y ambos estáis condenados a no poder tener jamás un diálogo. ¿Por qué?

Nota para científicos quisquillosos: el término simetría empleado en este artículo hace alusión a su significado literal, no a la simetría en física.

¿Qué es un universo determinista?

Antes de nada, hay que aclarar ciertos conceptos.

Un universo determinista es aquel en el que todo momento pasado, presente y futuro está determinado. Es decir, que si se hiciera un «reset» de este universo, volviendo por ejemplo al Big Bang, y le dieras de nuevo al «ON», todo volvería a pasar exactamente como antes. Hasta el último átomo haría exactamente lo mismo.

freedom

Ojo, hablo de «Big Bang» y átomos, pero se pueden definir matemáticamente tantos universos como se quiera que no tengan ni lo uno ni otro 🙂

¿Significa esto que si en ese universo determinista pudiéramos hacer una «captura» de un estado y ver los atributos de todos sus elementos podríamos calcular todo estado pasado y futuro? ¿una especie de bola de cristal a lo bruto?

Pues sí y o no.

El problema es que no tendrías suficientes átomos en el universo para observar / simular todos los átomos del propio universo. ¿Obvio no? Y si no, pregúntale a Gödel, que sabe un rato de estos temas.

Así que, asumiendo que puedas hacer una captura instantánea de un universo y verlo en su totalidad de un vistazo (que si la velocidad de la luz es un máximo en dicho universo tendrías un problemilla gordo), la única forma sería hacerlo desde un Universo B desde el que pudieras observar el Universo A. Siempre y cuando B sea mayor que A. Es más, el mero hecho de calcular un estado futuro del Universo A, haría que estuvieras simulando dicho universo desde B… una especia de The Matrix gigantesco, es decir, habrías duplicado el Universo A.

Aún así, desde dentro del propio universo, si que se podría llegar a un buen modelo predictivo de cualquier instante anterior y futuro, utilizando cuanto más datos posibles mejor. La predicción no sería nunca del todo perfecta, claro está, pero podríamos llegar a algo bastante bueno. ¿No intentamos ya algo parecido a mucha menor escala para ver si va a llover el finde? Por cierto, Asimov jugó con una idea parecida en La Fundación.

¿Vivimos en un universo determinista?

Pues la verdad es que no lo sabemos.

Hace unas décadas, cuando nadábamos en las tranquilas aguas de la física newtoniana, todo parecía indicar que sí. Después de todo, si tiras una piedra con cierto ángulo, fuerza, etc. siempre cae en el mismo sitio.

¿Qué implicaría vivir en un universo determinista? Pues para empezar, que el libre albedrío sería una ilusión. Todas tus acciones estarían determinadas desde hace millones de años. Pero teniendo en cuenta que vives en una galaxia con aproximadamente trescientos mil millones de estrellas, y que hay algo así como cien mil millones de galaxias… no es que sea de suma importancia que tu vida en concreto esté determinada. Aunque no estaría mal saberlo.

Pero luego vinieron Niels Bohr, Heisenberg y otros científicos enarbolado la mecánica cuántica a decirnos que las cosas no eran tan determinadas como parecían. De hecho, a nivel cuántico, toda la realidad es una espuma de probabilidades.

A Einstein le repateaba todo esto: «Usted cree en un Dios que juega a los dados, yo en leyes objetivas que ordenan el universo». Por cierto, que esto no quiere decir que Einstein fuera creyente. En realidad era más bien panteísta, en esa frase Dios = Universo, pero esta es otra historia.

Entonces, dado que a nivel cuántico todo son probabilidades y no hay nada determinado, ¿vivimos en un universo indeterminista?

Pues como dije antes, no lo sabemos. Puede que debajo de esa espuma cuántica probabilística haya otra capas de realidad más profunda y que sí se rijan por unas reglas concretas determinadas.

Por poder, incluso podría ser que nuestro Universo fuera la simulación de un autómata celular totalmente determinista ejecutando unas reglas muy sencillas. Como el «Metaverso» del libro de ciencia ficción Ciudad Permutación (muy recomendable), o como en esta tira cómica de xkdc:

a_bunch_of_rocks

Es más, mentando a Gödel y su teoría de incompletitud una vez más, puede que nunca sepamos si nuestro Universo es determinista o no. Puede que desde dentro del propio Universo sea imposible conocer una teoría unificada del todo y comprehender la estructura última de la realidad. ¿Y si ciertas características del Universo en el que vivimos se deben a las de otros universos que lo engloban o rodean y a los que jamás nos será posible acceder? ¿o que esté en otra capa de realidad y no seamos más que una simulación? ¿Cuántas capas tiene la cebolla y hasta dónde podemos llegar? Podemos ser tan solipsistas como queramos.

Puede que finalmente nos tengamos que contentar con un modelo aproximado y que nunca tengamos todas las respuestas. Eso, o llamar a la puerta del Universo B y que nos dejen estudiar nuestro Universo A desde el balcón 🙂

Puedes leer más sobre este tema de la mano de Stephen Hawking.

Imaginemos un Universo Simétrico Determinista

Ahora que hemos refrescado todos estos conceptos, imaginemos un pequeño universo determinista. Pero con una particularidad: vamos a disponer unas objetos en él de forma totalmente simétrica.

Este universo solo tiene una habitación cerrada cuadrada. En ella hay dos pelotas de goma suspendidas en el aire. Están situadas de forma totalmente simétrica entre sí, con respecto a la mitad de la habitación. Y la habitación, con respecto al centro del universo. Y cuando digo totalmente simétricas, me refiero a todo lo que las conforma, hasta el último átomo. Son idénticas, simétricas hasta la capa de la cebolla más profunda de la realidad de este universo.

Le damos al «ON», y las pelotas salen disparadas con la misma velocidad y ángulo en direcciones opuestas simétricamente. ¿Qué ocurriría? Pues algo así (haz click; si estás en el móvil mantén pulsado un rato y luego click, que va algo mal el «reset»):

Compliquémoslo un poco más añadiendo más objetos. Pasaría algo así:

Como puedes ver, los objetos de un lado nunca podría pasar a los del lado contrario. Siempre chocan exactamente en el centro de la habitación, como si hubiera una pared imaginaria.

Ahora viene un pequeño salto, que igual te suena a: «con un par de ladrillos y algo de cemento, ya tenemos nuestros rascacielos«. Demos el salto, compliquémoslo de verdad colocando en este universo un par de copias de ti mismo, colocadas de forma absolutamente simétrica una con respecto a la otra y con estados iniciales tanto en su cuerpo como en su cerebro idénticos. Le damos al «ON» y… ¿qué ocurre?

Bueno, para empezar, flotarías delante de lo que creerías que es un espejo, porque no habría gravedad, y te asfixiarías porque se nos ha olvidado meter aire, pero olvida esos detalles sin importancia 🙂

Dado que los estados iniciales de vuestras mentes serían idénticos, los canales neuronales que seguirían serían también idénticos y simétricos, los mismos pensamientos y al mismo tiempo… lo que os llevaría actuar de la misma forma exactamente en el mismo instante. De hecho, tu primera impresión sería estar delante de un espejo.

Es más, si hablaras, tu copia diría exactamente lo mismo en el mismo momento, sin posibilidad jamás de diálogo. El intercambio de información no sería posible.

Si te acercaras al «espejo» y lo intentaras «tocar», tu doble haría igual que tú, alargando la mano y tocándoos al mismo instante, con una fuerza igual y con empuje opuesto, funcionaría exactamente igual que la pared de un espejo.

Incluso si dispusieras de una pistola y pegaras un tiro a bocajarro, tu copia haría lo mismo y las balas se anularían o rebotarían justo en el plano central de la habitación.

Ningún objeto de un lado de este universo podría pasar al lado contrario… ¿o sí? ¿qué pasaría con las partículas sin masa por ejemplo? Lo pensamos luego en la sección «Dudas» 🙂

Nota para programadores: en las simulaciones he usado Box2dWeb. Y el tema es que esta implementación de Box2dWeb realiza unos cálculos primero que otros. Box2D uses an iterative solver that is order dependent. As such, mirroring likely won’t work. Pero yo he forzado unos ejemplos que siempre se comportan igual para ilustrar la idea. En principio, si programas tu mismo algo más sencillo, como unas pelotas del típico pong, y no metes «randoms», podrías hacerlo tan determinista como quieras.

Dos tipos de simetrías posibles

Hasta ahora hemos imaginado todo el tiempo una simetría «tipo espejo». Llamémosla tipo «A». Si tu levantas tu mano derecha tu doble simétrico estaría clonado por el eje «X» y desde su punto de referencia él estaría levantando la mano izquierda.

Pero podríamos imaginar un clon colocado de forma simétrica tanto en el eje «X» como en el «Z». Es decir, si levantas tu mano derecha, él también levantaría su mano derecha.

De esta forma, en esta simetría tipo «B», si te desplazas por ejemplo hacia la derecha, tu copia se desplazaría hacia su derecha también (tu izquierda). Y luego podríais avanzar y entrar en la otra parte de la habitación. ¡Podríais pasar a la otra mitad del universo!

two_mirrors

Incluso podríais pegaros unos cuantos puñetazos, eso sí, siempre de forma simétrica exacta. Infligiendo el uno al otro el mismo daño.

El diálogo en cambio seguiría sin ser posible. ¡Lástima!

Si ampliamos la habitación y creamos una ciudad entera, simétrica, podrías atravesar al otro lado y comenzar a vivir con tu familia idéntica simétrica del otro lado. Ocurriendo exactamente lo mismo en ambas partes. ¿Se considera infidelidad si te vas con la mujer de tu doble?

Piensa en ello 🙂

¿Y si introducimos una asimetría, por pequeña que sea?

Si de forma externa, introdujéramos una asimetría, por pequeña que esta fuera, todo tendería a salir de la simetría.

Si por ejemplo empujamos a una de las copias y la tiramos al suelo y a la otra no… ¡ya está! A partir de ahí sus estados divergirían. Eso incluye los estados mentales. Mientras una copia se pegaría un susto y gritaría al caer, la otra se quedaría de pie tan campante. Y a partir de ahí todo sería distinto. ¡Saldrían de la simetría! Suponiendo que eres tu la copia que ha caído, puede que tu doble te preguntara amablemente si estás bien y se iniciara un diálogo. Depende de lo simpático que seas 🙂

Y en realidad no hace falta algo tan burdo como elemento asimétrico. Bastaría con introducir una mota de polvo. ¡Qué digo! Basta con desplazar un átomo una unidad mínima, cualquier cosita… la teoría del caos lo dice bien claro: pequeños cambios, producen grandes consecuencias, que en cascada, lo cambian todo antes o después: «Pequeñas variaciones en condiciones iniciales pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro».

Truquillo: vuelve arriba, a las simulaciones. Haz click y mantén pulsado y luego intenta arrastrar con el cursor una de las bolas. ¿Qué ocurre? 🙂

Dudas

¿Algún físico de partículas en la sala?

Más allá del plano filosófico de todo el tema, me han surgido varias dudas en cuanto a los aspectos físicos. Creo que puede ser divertido para algún entendido imaginarse una situación simétrica como la descrita y ver cómo funcionaría todo en un universo con leyes parecidas al nuestro. Espero que me echéis un cable los que sepáis de estos temas (ojo, siempre imaginando una simetría del primer tipo):

  • Fotones. Asumiendo que hay una fuente de luz en cada habitación (situada de forma simétrica, como siempre). Parece que hay un intenso debate al respecto en cuanto a colisiones de fotones con los mismos atributos. ¿Podría ser que no viéramos nada del otro lado de la habitación debido a algún bloqueo mutuo entre los fotones simétricos idénticos?
  • Sonido. Si llenamos de aire o algún otro fluido la habitación. ¿Qué ocurriría con dos fuentes de sonido simétricas opuestas? ¿Se anularían en el plano central?
  • ¿Y si en vez de ojos tenemos algún otro tipo de sentidos o herramientas? ¿Radar? ¿Detectores de calor? ¿Cómo interaccionarían con sus copias simétricas?
  • Otras partículas, con y sin masa. ¿Algo que no esté teniendo en cuenta? ¿Alguna manifestación curiosa?
  • ¿Hasta qué punto se cumple el principio de acción y reacción? Si creamos un «cuchillo», extremadamente afilado, a nivel de la partícula más pequeña de dicho universo, y lo empujamos contra el cuchillo de nuestro doble… ¿se pararán en seco? ¿o por algún tipo de interacción de partículas a tan bajo nivel podría uno «resbalar» y pasar al lado contrario?

¿Te ha gustado?

Sígueme en twitter si te van estos temas. Y si lo compartes, te invito a una cerveza (y tu pagas la segunda):

¿Cómo empezar en la programación?

Hoy he recibido uno de esos correos que te ilusionan. Se sale del típico correo de alguien que te pide que le hagas sus prácticas de programación o le diseñes su logo por la patilla. Un chaval de 13 años, con muy buenas formas y destilando motivación y ganas, me hacía la siguiente pregunta: ¿Cómo empezar en la programación?

La verdad es que no creo ser el más adecuado para responder. Aunque siempre he estado a medio camino entre la programación y el diseño, últimamente me he decantado más por este último. Supongo que ha llegado hasta mí a través de mi tutorial del Tetris o el del editor de pantallas.

Sea como sea, me he propuesto ayudarle. Y la mejor forma es dejando a todos que participéis dando vuestra opinión.

He aquí el correo en cuestión

Buenas Javi:

Sé que esta/s en Japón y espero no molestarte con mi correo. Soy un chaval de 13 años y llevo desde pequeñito enganchado al ordenador, jugando, investigando sobre tecnología… aprendiendo al fin y al cabo. Actualmente sé bastante de hardware y de software para mi edad, me encanta mirar en blogs, páginas de informática…

Respecto a la programación se que se basa en el uso de algoritmos y variables, y que se usan lenguajes tales como Java, C, C++, Javascript, HTML… En el diseño de videojuegos, se que está por una parte el diseño y modelado 3D y programación. Además es necesario un motor gráfico que es lo que «une» estos dos aspectos. Actualmente, estoy investigando y curioseando mucho sobre los motores gráficos de distintas compañías, y de sus capacidades.

Eso es lo que me gustaría aprender, un poco de todo, y ya después especializarme en ello. Sé que es un proceso de aprendizaje muy difícil, pero me considero capaz y con la suficiente fuerza de voluntad. Tengo claro que de mayor estudiaré informática, ya que me encanta, y en especial la programación que me resulta muy interesante y útil.

Después de haberte/le escrito esto, solo quería hacerte/le una cuestión: ¿Por dónde y cómo empiezo? Ya que es tan amplio me gustaría que me guiaras/ase para empezar (qué lenguaje, o si es mejor que mejore mi nivel de matemáticas, que aprenda sobre la programación en general… Lo que sea). Y si es posible, dónde lo podría aprender.

Me he decidido a escribirte/le, ya que no sé cómo he llegado a tu/su página web y he visto que decía/s que hay que devolver a lo comunidad lo que se ha aprendido de ella.

Gracias por leer y espero tu/su respuesta.
Juan Antonio.

Mi respuesta

Muy buenas Juan Antonio,

Muchas gracias por tu email, me ha hecho mucha ilusión 🙂 También me he sentido un poco un dinosuario. ¡Cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer cuando con 9 años abrí un libro de Basic por primera vez y copié línea a línea mi primer programa en el MSX… ¡batallitas del abuelo!

Antes de nada, yo ahora mismo no ejerzo como programador en el día a día. Más bien trabajo como diseñador o resolviendo marrones varios. Pero siempre he estado a medio camino entre ambas cosas.

Bueno, al grano. Llevas mucho ganado con:

  • La motivación que desprendes con tus palabras. Es imprescindible.
  • Lo bien que te expresas y estructuras la información en tu email. Apuntas maneras 🙂
  • Google, internet, lenguajes orientados a objetos… cuando yo tenía 9 años nada de eso existía. Ahora aprender es más fácil. Hay mucha más información disponible y la programación ha avanzado mucho. Ahora está al alcance de muchos. Yo lo único que tenía era un libro de Basic que tenía tintes míticos en mi imaginación. Cuando lo habría me sentía como Bastian en la Historia Interminable o un arqueólogo a punto de leer sobre Cthulhu en el Necronomicón. ¡Aprovecha la información disponible!

Algunos aspectos importantes que necesitas son:

  • Alto nivel de inglés. Ponte a tope con eso. Cuando busques en Google, procura hacer tus búsquedas en inglés. Y si ves series o películas, míralas en inglés con subtítulos en inglés.
  • Perserverancia. La motivación está muy bien, pero sin constancia no se va a ningún lado.

Sobre por dónde empezar:

Aquí cada uno tiene su opinión. Yo diría que busques un equilibrio entre lo que más te motive y un lenguaje que te aporte las nociones básicas de programación. Empezar con un motor gráfico de juegos es demasiado ahora mismo. Pero con cualquier otro lenguaje puedes hacer cosillas visuales que te motiven, como pequeños juegos, etc.

Gallir, creador de Menéame, dio hace poco unos consejos sobre cómo aprender a programar bien. Así que según Gallir, deberías empezar por el lenguaje C. Yo no lo tengo tan claro, la verdad. Con C las opciones de que te desesperen rápido son grandes. Aunque claro, si te desesperas a las primeras de cambio, es que esto no es lo tuyo. Yo creo que tu tienes motivación de sobra, así que igual deberías empezar por C.

Por otro lado, y que Gallir me perdone, quizás podrías empezar por Java. Es un lenguaje totalmente orientado a objetos, con lo que antes de nada vas a tener que aprender qué son los objetos y quizás eso es empezar en una capa de abstracción demasiado alta… pero tiene un entorno de desarrollo bastante agradable (Eclipse) y no te va a desesperar tanto en tus inicios como C. Vas a ir seguramente más rápido.

También puedes echarle un vistazo a Python: que es muy agradable porque con relativamente poco código se consiguen muchas cosas y se avanza rápido.

Siento no poder ser más claro al respecto. Lo importante es que empieces. Yo comencé con Basic (para MSX) que es el anticristo de los lenguajes de programación y estoy vivo. Lo importante es ponerse en marcha. Si quieres considerarte un buen programador tienes que pasar por varios lenguajes a lo largo de tu vida.

Sufrir, ensuciarte las manos… primero hay que echar a andar para luego poder correr.

Sobre programar juegos

En mi opinión, Unity3d es lo mejor ahora mismo con diferencia para el pequeño desarrollador. Pero es pronto para ti, no porque sea complicado, sino porque es mejor que antes adquieras algunas nociones básicas de programación.

Eso sí, puedes ir ya haciéndote miembro de la comunidad Stratos y Tigsource.

Tutoriales y ayuda sobre la mayoría de los lenguajes

Google y la lista de Programming Motherfucker.

¿Dónde hacer preguntas?

Por ejemplo en Stack Overflow, pero tus preguntas, al menos durante los 3 primeros años de aprendizaje, ya estarán respondidas en internet y podrás buscar normalmente en Google.

¿Qué lenguajes son los más populares?

Mira aquí: Programming Language Popularity.

Lecturas recomendadas

¡Mucho ánimo! ¡Mantenme al tanto de por donde vas!

Vamos a ayudar a todos los «Juan Antonios» que hay ahí fuera

Como podréis ver con mi respuesta, bastante inconexa, el chaval no ha acertado en quién preguntar 🙂

¿Podríais dejar un comentario y ayudarle? Seguro que muchos tenéis una opinión más clara y acertada que la mía. Echémosle una mano a todos los chavales que están como él, ansiosos por aprender. Es lo mínimo que podemos hacer.

¡Gracias!

Los barracones de la lonja de pescado Tsukiji en Tokio

El mercado de pescado de Tsukiji (築地市場, Tsukijishijou) es el mayor mercado mayorista productos marinos y pescado del mundo. En él se subastan los grandes atunes y muchos otros tipos de pescado diariamente.

Por el día es un lugar muy ajetreado. Por la tarde en cambio puedes pasear por su laberinto de pasillos completamente solo, exceptuando algún roedor escurridizo. Casi a oscuras, apenas iluminado por luces parpadeantes, puedes perderte por barracones inmensos, tus sentidos agredidos por el olor a pescado.

En la zona del puerto, conocimos a un pescador. Vigilado por las gaviotas y un gato, trabajaba cortando pescado. Al ver que lo observábamos, no llamó sonriendo y nos hizo probar varios bocados de sashimi, pescado crudo, que cortó al momento y comimos allí mismo.

zDSC0802_d (567)

zDSC0802_d (591)-2

zDSC0802_d (550)

zDSC0802_d (568)

zDSC0802_d (610)

zDSC0802_d (595)

zDSC0802_d (599)

zDSC0802_d (593)

zDSC0802_d (588)

zDSC0802_d (577)-2

zDSC0802_d (572)-2

zDSC0802_d (571)-2

zDSC0802_d (563)

zDSC0802_d (559)

zDSC0802_d (544)

zDSC0802_d (608)

Cosplay en el Anime Japan 2014. Salón del Manga y del Anime en Tokio

Hace unos días pasamos por el Anime Japan 2014 que se celebraba en Odaiba, Tokyo. El evento tuvo lugar en uno de sus edificios más emblemáticos, el Tokyo Big Sight, una especie de pirámide invertida espectacular. Ya solo por eso casi que merecía la pena ir 🙂

Una vez dentro, tuve ocasión de ver a los otakus (frikis) japoneses en su elemento. La mayoría de los principales animes y mangas estaban allí representados a través de stands, pantallas gigantes con los últimos episodios, entrevistas en directo a los principales dibujantes, colecciones de figurillas, conciertos, etc. Había una cantidad de gente realmente impresionante.

Pero el verdadero protagonista del evento era sin duda el cosplay (gente disfrazada de sus personajes favoritos). Lo curioso es que los que hacían cosplay se lo tomaban realmente en serio y se pasaban horas y horas posando. Incluso algunos tenían largas colas de fotógrafos esperando su turno. Sí, los japoneses son ordenados hasta para tomar fotos 🙂

main
main2
main3
_DSC0181
_DSC0182
_DSC0187
_DSC0200-2
_DSC0202
_DSC0217
_DSC0218
_DSC0224
_DSC0235
_DSC0240
_DSC0243-2
_DSC0257
_DSC0260
_DSC0263
_DSC0266
_DSC0272
_DSC0274
_DSC0276
_DSC0277
_DSC0281
_DSC0284
_DSC0285
_DSC0296
_DSC0297
_DSC0311
_DSC0314
_DSC0333-3
_DSC0337
_DSC0339
_DSC0340-2
_DSC0348
_DSC0357
_DSC0361

14 cosas que te sorprenderán cuando visites Japón

Japón es diferente, muy diferente. Si viajas a Japón estarás la mayoría del tiempo con la boca abierta. El brutal antagonismo entre tecnología y cultura milenaria es una de las cosas que más te llamarán la atención. Pero además hay cientos de pequeños detalles que te sorprenderán a diario.

Hay que tener en cuenta que durante la era Edo, Japón estuvo cerrado al mundo durante más de 200 años. Cualquier extranjero que llegara por mar era inmediatamente sentenciado a muerte o expulsado. Durante este tiempo los japoneses desarrollaron un gran amor por su país y surgieron muchas tradiciones y artes propias. No fue hasta 1868 que Japón abrió sus fronteras al mundo entrando de lleno en la era Meiji. Por entonces, Europa estaba en plena era industrial mientras que en Japón apenas acababan de salir de una época feudal en la que el Samurai era la casta dominante usando caballos, arcos y katanas. Tan solo 72 años después, en la Segunda Guerra Mundial, Japón contaba con aviones, barcos y última tecnología. ¿Cómo es posible en 72 años pasar de los arcos a los aviones?

Los japoneses, influidos por su cultura, piensan y actúan de manera diferente a los europeos.

He intentado reunir y documentar con fotos algunos de esos pequeños detalles que me sorprendieron al llegar a Japón y que me parecen realmente curiosos. También examino junto con ellos, la forma de pensar que tienen los japoneses.

Quizás os animen a pasaros por aquí 🙂

1. Aseos y lavabos

Los aseos originales japoneses eran poco más que una zanja o cubo en el patio en el que hacer tus necesidades. Y aún puedes ver en algunos sitios el aseo tradicional japonés que se parece a los que puedes encontrar por ejemplo en algunos lugares de Marruecos. Es decir, un simple agujero en el suelo.

Pero los japoneses son famosos por su «copia y mejora». Así que en muchos sitios encontrarás unos aseos que más parecen una nave espacial, llenos de botones y artilugios. Son toda una experiencia que no debes perderte:

  • El borde donde te sientas está calentito.
  • Hay un botón que al activarlo surge un chorro de agua caliente que te limpia el trasero. En los más avanzados puedes seleccionar entre varios tipos de chorros.
  • También hay un chorro, que surge de la parte frontal, para las chicas. Cuidado si eres chico con equivocarte o puedes acabar con todo tu «badajo» mojado.
  • Al terminar, hay otro botón de «secado», que lanza aire caliente.
  • Algunos, cuando te levantas, lo detectan y tiran ellos solitos de la cadena.

Lo malo es que en ocasiones no está claro qué botón hace cada cosa. Así que tengo un par de anécdotas graciosas que sufrimos en estos aseos 🙂 Por ejemplo, la primera vez que los usé no encontraba el botón de parada del chorro. Así que pensé que se pararía al levantarme… ¡menuda charquera de agua dejé en el aseo!

Este de la foto, dentro de los de gama alta, es uno de los «sencillos». He visto otros con bastante más opciones.

IMG_20140311_134007

Por otro lado, hay otros aseos más cutres que yo llamo «combos». Son aseo y lavabo todo en uno. Cuando tiras de la cadena, lo quieras o no, sale agua del lavabo, el tiempo justo para que te laves las manos.

Por cierto, una de las cosas más cómodas de Tokyo es que hay muchísimos aseos públicos. Y comparados con los que puedes encontrar en Europa, realmente limpios. Eso sí, en estos no encontrarás el aseo futurista con los chorritos 🙂

2. Bebidas raras en dispensadores callejeros. ¡Latas calientes!

Cada 200 metros aproximadamente puedes encontrar una máquina de bebidas en la calle con bebidas que no habrás visto en tu vida:

  • Con suerte, tendrán algunas cosas normales, como cocacolas o batidos.
  • Pero también he visto máquinas en las que puedes comprar ramen caliente (sopa), té verde, bebidas derivadas de las habichuelas, bebidas de soja, etc.
  • Algo que me encanta es que hay tanto latas frías como calientes. Es decir, compras por ejemplo un café y viene en una lata caliente.
  • También puedes encontrar bebidas curiosas como fanta con sabor a uva, bebidas energéticas con super héroes tipo Power Ranger, etc.

_DSC0645

Si vienes de visita, ¡experimenta! Nosotros jugábamos a comprar la bebida más rara posible al contrario 🙂

3. Mascarillas por la calle

Aproximadamente una de cada seis personas que veo paseando por Tokyo lleva mascarilla. Lo normal cuando lo ves por primera vez es que te asustes pensando que es por culpa de la contaminación.

Pero en realidad los motivos por los que llevan mascarillas son estos:

  • Algunos las llevan para evitar resfriarse. Hay que tener en cuenta que Tokyo tiene cerca de 40 millones de habitantes. Eso es casi como toda la población de España metida en una única ciudad. Así que aquí estás prácticamente todo el tiempo muy cerca de otras personas, especialmente en el metro, en tiendas, restaurantes, etc.
  • También las llevan para evitar resfriar a los demás. Si ellos mismos han pillado un catarro, se ponen mascarilla para no fastidiar al resto. Aquí está bastante mal visto sonarse los mocos en público, aunque curiosamente no es una falta de educación hacer ruido para sorberse los mocos 🙂
  • Durante la primavera, con las sakuras (cerezos) en flor, muchos las llevan para mitigar su alergia.
  • Durante el invierno, la mascarilla hace que lleves más calentita la cara. Yo lo he probado y la verdad es que es agradable.
  • Muchas chicas, si bajan un momento a la tienda de las esquina a comprar algo, se ponen la mascarilla simplemente para que no las vean sin maquillar.
  • Y por supuesto también mitigan la contaminación. Aunque Tokyo tiene niveles iguales o inferiores a los de por ejemplo Madrid. Y si alguien llevara mascarilla por Madrid lo tacharían de loco 🙂

_DSC0415-2

_DSC0732

4. Les gusta usar muñequitos para explicar todo

La forma de pensar japonesa es muy visual. Esto tiene mucho que ver con su escritura basada en kanjis. Es decir, a base de símbolos que tienen uno o varios significados.

Dado que les gusta lo visual, casi cualquier cartelito que veas por la calle tendrá un monigote que escenifica el texto. Además, como en general les gustan las cosas kawaii (monas o bonitas) y supongo que también por la influencia de su religión sintoísta (en la que hay cientos de dioses de origen animal), en vez de poner un monigote simple, lo normal es que veas animalitos como perritos, pandas, personajillos inventados… tanto en sus anuncios como en sus carteles de advertencia en el metro o en casi cualquier sitio a donde mires.

_DSC0429

_DSC0467

Por otro lado, esta forma de leer tan visual, tiene sus ventajas para los gaijin (extranjero, o más bien «guiri»). Por ejemplo, en casi todos los restaurantes hay fotos con los platos que puedes pedir. Lo cual ayuda mucho cuando no sabes japonés.

5. Japón es muy seguro

Japón es el único sitio del mundo que conozco en el que si me dejo la cartera y la cámara de fotos sobre la mesa de un restaurante, junto con mi mochila y todas mis cosas y voy al aseo, tendré la seguridad de que al volver todo seguirá allí. También es el único sitio que conozco en el que las ciudades no tienen prácticamente barrios chungos o zonas peligrosas a las que no debe ir un turista.

Japón es increíblemente seguro. Y es una de las cosas que más se agradecen cuando vienes de visita. Algunas anécdotas al respecto:

  • Si te encuentras una cartera en la calle y preguntas a alguien qué hacer, no te extrañe si te dicen que la dejes allí mismo. Nadie va a llevársela y su dueño puede que la vuelva a buscar. Si alguien que pase por allí otra vez al día siguiente la vuelve a ver, posiblemente la cogerá y la llevará a un koban (puesto de policía).
  • Una vez perdí una mochila en la que iba mi cámara de fotos y un montón de cosas. La encontré al día siguiente en la oficina de objetos perdidos. Intacta.
  • Mucha gente va en bici en Tokyo. Pocas de ellas llevan candado. Cualquiera podría pasar y robarlas. Pero nadie lo hace.
  • Algunos supermercados tienen varias entradas que dan directamente a los pasillos de productos. Sería sencillísimo no pasar por caja. Pero todo el mundo cumple.
  • En los pueblos, puedes encontrar tiendas en las que los productos están expuestos y no hay vendedor. Simplemente coges lo que necesites y dejas el dinero en una caja. ¿Imaginas algo así en España?
  • Algunas pistas de por qué esto es así:

    • El índice de paro es muy bajo (3,7%) por lo que casi todo el mundo vive más o menos bien (aunque una gran parte de la población trabaja muchas horas diarias).
    • La mentalidad japonesa es muy reacia a incumplir las reglas. El robo es algo que ni se les pasa por la cabeza. Algo realmente vergonzoso. Piensan como grupo más que como individuo.
    • Los japoneses en general son bastante supersticiosos. La tradición dice que los objetos que ha usado una persona conservan una parte de su personalidad o alma. Por lo que robar algo a alguien es como robarle parte de su ser. Eso es muy «mal kami». Algo que les traerá mala suerte. Es por esto también que los japoneses compran pocas cosas de segunda mano.
    • Las penas por los crímenes son bastante elevadas.
    • Por otra parte, si que hay crimen en Japón. Crimen organizado (incluso para hacer el mal se organizan bien). En torno a la prostitución, drogas, pornografía, juegos de azar y otras lindezas. Todo gestionado por los yakuzas, la mafia japonesa. Una organización tremendamente jerarquizada y con sus propias reglas y códigos de honor, que recuerdan un poco a los de los samurais.

      6. Los cables eléctricos y telefónicos van por fuera

      El paisaje urbano en cualquier ciudad de Japón se ve salpicado por un montón de postes de electricidad y cableado. En ocasiones, de forma aparentemente caótica. Quizás es algo que has visto ya en mangas y ánimes japoneses.

      Los motivos no están del todo claros:

      • Se suele decir que es debido a los terremotos y desastres naturales en general. Es más fácil, rápido y barato repararlos si están por fuera. De esta forma es cuestión de días, si están enterrados pueden ser semanas o meses si es una zona con nieve.
      • Pero por otro lado, las inclemencias del tiempo, tormentas, tifones y demás también los pueden tumbar. De hecho, supone un coste importante cada año. Aunque en teoría menor que si estuvieran enterrados.
      • Además, en caso de terremoto o tormentas, pueden caer sobre la gente o las casas y hacer verdaderos estropicios.
      • Es más, según una nueva legislación, la idea es ir enterrando los cables. El 45% en Tokio ya están enterrados pero solo el 15% teniendo en cuenta todo el país. Por lo que si quieren cambiarlo, aparte del motivo estético, será porque tampoco son tantas ventajas.

      _DSC0526

      _DSC0547-2

      Mi teoría personal es que simplemente empezaron a hacerlo así porque les parecía más sencillo y punto. Hay que tener en cuenta que cuando Japón entró en la época moderna, lo hizo a toda prisa. Quizás no hubo tiempo para miramientos 🙂

      7. Hay muchos coches pequeños

      Y cuando digo pequeños, me refiero a que casi parecen de juguete. No he visto coches así en ningún otro lado. Son de fabricación japonesa y no creo que exporten muchos. Reciben el nombre de kei cars.

      En general, casi todas las cosas en Japón son más pequeñas. Por ejemplo las raciones de comida (una amiga discrepa en esto), las viviendas, los transportes o algunas latas de bebida. Además, hay cierto afán por economizar el espacio, por lo que un pequeño coche o furgoneta, completamente cuadrado, sin «morro» alguno y realmente compacto, es una ventaja en la ciudad porque ocupa menos espacio.

      _DSC0643

      _DSC0444

      8. Cuidado con eso que piensas que es chocolate

      En Japón hay chocolate, pero no les vuelve locos. Al menos no en los puestos callejeros y tiendas en mercadillos y demás.

      Es un clásico el turista que viene a Japón el ver algún dulce tipo dorayaki (¡lo que come Doraemon!) y pensar que su relleno es de chocolate. Pero en realidad es azuki, ¡una pasta de judías! La sorpresa cuando lo comes por primera vez es mayúscula, porque el sabor es bastante particular. A mi no me gusta nada, y eso que soy de los que lo prueban todo.

      En Japón puedes encontrar chocolate y marcas como Kitkat (que por cierto, hay Kitkats hasta de té verde) en los supermercados, pero no parece ser algo que coman demasiado.

      IMG_20140310_220738

      9. Comida de cera

      Esta es otra de esas cosas que la primera vez que ves sorprende bastante. Como ya os comenté antes, a los japoneses les encanta la comunicación visual. Así que a muchos restaurantes se les queda corto el mostrar fotos de los platos. Para atraer a los clientes exponen una serie de platos con comida hiper realista, que dan el pego totalmente, pero que en realidad están hechos de cera.

      Están tan bien recreados que en foto es complicado ver la diferencia con comida real. Hay toda una industria en torno a la creación de estos platos.

      _DSC0619

      _DSC0620

      10. Apenas hay papeleras

      Una de las primeras cosas que hago cada vez que llego a casa es tirar papelitos, envoltorios y demás basura que he acumulado durante el día. Encontrar una papelera en Japón es complicado:

      • No hay papeleras en las que puedas tirar todo mezclado. Cuando encuentras una son tres unidas en las que separan las cosas que pueden quemarse (combustibles), las que no (incobustibles) y otra para botellas y latas.
      • Andando por la calle no hay papeleras, excepto en las puertas de algunos supermercados.
      • En grandes almacenes y tiendas, también es complicado encontrarlas.
      • En los parques, tampoco abundan. En Yoyogi, un parque inmenso cerca de Shibuya, solo encontré una (de las separadas en tres partes).
      • Para latas y botellas, casi siempre hay una papelera junto con cada máquina dispensadora de las que ya os hablé. Pero ahí no puedes tirar papeles o basura.
      • Así que ya sabes, prepara una bolsita donde ir guardando tu basura si sales a pasear por alguna ciudad de Japón.

        IMG_20140315_170956

        Por cierto, el mito de que reciclar en japón es complicado no es más que eso, un mito. Al menos en mi barrio, en Ueno, es muy sencillo. Como ya he dicho, basta con separar la basura en tres categorías.

        La ausencia de papeleras podría haceros pensar que sus calles están sucias. Nada más lejos de la verdad, es complicado encontrarse un papel o una colilla tirada por el suelo. Son extremadamente limpios y respetuosos en cuanto mantener limpias sus ciudades.

        11. Los japoneses son realmente educados

        Es una de las sociedades más cívicas que existen:

        • Si preguntas algo a un japonés por la calle, ten por seguro que tratará de ayudarte. De hecho, a veces se pasan de educados. Si por ejemplo preguntas una dirección y no la saben, puede que se queden un rato pensando o incluso paren a otro viandante. Aunque no sepan la dirección, les cuesta darte una negativa. Por eso ten presente que a veces es preciso cortarles, decirles «arigato» y con eso saben que pueden irse 🙂
        • Me ha pasado más de una vez que me han acompañado hasta la dirección que había preguntado. Una vez hasta 15 minutos andando.
        • Si en por la calle alguien pasa muy cerca de ti, incluso aunque no te haya tocado, te dirá inmediatamente «sumimasen» (perdona).
        • Siempre intentarán darte preferencia a la hora cruzar una puerta o subir una escalera.
        • Si te ven despistado mirando un mapa en la calle, probablemente se acercarán a ayudarte.

        Y si ya hablamos de la relación con el cliente, entramos en una nueva dimensión:

        • Al referirse al cliente, utilizan el sufijo «sama«, que es un sufijo honorífico respetuoso y formal. Es el mismo sufijo que utilizan para una oración hacia un kami (dios), lo cual nos da una idea de en qué posición ponen al cliente.
        • Tanto cuando entras a una restaurante o tienda como cuando sales te saludarán con reverencias y dándote la bienvenida o las gracias.
        • El servicio es rápido y eficaz. Una vez estés sentado a la mesa, es raro que tengas que esperar.
        • Se deshacen en sonrisas y respeto hacia el cliente. Te sentirás muy bien tratado en todos lados.

        También es relativamente normal que te hablen desconocidos o te inviten a cosas. Sobre todo por la noche cuando están de fiesta. El caso es que los japoneses son muy distintos en el trato durante el trabajo y luego al salir y tomarse un par de cervezas. De hecho, tienen hasta unas palabras para definir estas dos formas de ser: Honne y Tatemae. Durante el trabajo son serios entre compañeros y muy formales con sus jefes. Cuando salen del trabajo y van juntos a un bar, su comportamiento cambia y son mucho más abiertos.

        Así que no te asustes si estás en un bar por la noche y un par de salaryman (hombres de negocios) entablan conversación contigo e intentan pagarte la cena. Sonríe, habla y disfruta 🙂 No busques segundas intenciones.

        12. Frikadas

        Los japoneses son realmente otakus (frikis). Tienen montones de aficiones a cuál más geek. En Tokyo puedes encontrar barrios enteros con edificios de hasta siete plantas dedicados a videojuegos, mangas, ánimes, figurillas, recreativas, etc. Puedes leer más sobre esto en este post: Paseo por Akihabara, Tokyo y visita a Super Potato.

        _DSC0595

        _DSC0612

        En Tokyo, cada persona viste como le da la gana y hace lo que le apetece hacer. Si paseas por Yoyogi por ejemplo u Odaiba no te extrañe encontrar gente haciendo cosplay, disfrazados de personajes de manga o videojuegos.

        _DSC0381

        También existen numerosas tribus urbanas como las lolitas (chicas disfrazadas de niñas), kogal (bronceados y con el pelo tintado de rubio), góticos, rockabillies (con tupés y chupas de cuero), meido (doncellas) que te atienden en cafés especiales y te sirven disfrazadas de doncellas, etc.

        _DSC0551

        _DSC0115

        13. Guarreridas y fetichismos. ¡Pero tímidos!

        Los dispensadores de bragas usadas existen (por ejemplo en el Mercadillo de Ameyoko). Con eso os podéis hacer ya una idea de cómo van estos temas. La oferta para adultos en Tokyo es enorme:

        • Existen Love Hotels con habitaciones que se alquilan por horas y donde puedes disfrazar a tu pareja de Sailor Moon o doncella.
        • En Akihabara puedes encontrar centros comerciales de 6 plantas llenos de artilugios sexuales. En algunas plantas tienen prohibida la entrada las mujeres. Lo curioso es que tienen las puertas abiertas de par en par enseñando todos sus productos, y las parejas japonesas entran sin reparos y sin la más mínima vergüenza.
        • Existen numerosos barrios donde puedes encontrar salas de masajes especiales, bailes, etc.
        • No está mal visto leer un manga hentai (comic erótico) en el metro.

        IMG_20140306_182839

        _DSC0664

        En contraposición con todo esto es rarísimo ver una pareja dándose un beso en público (yo no he visto a nadie aún por la calle hacerlo, solo una vez en una discoteca). Y apenas se ve a gente cogida de la mano, dándose un abrazo u otras muestras de afecto. Son muy tímidos y reservados a la hora de la verdad. Parece que hacen una división muy fuerte entre sus fantasías y la realidad. O también entre lo que se hace en público y lo que se hace en privado.

        14. Miles de templos

        Te puedes encontrar con templos budistas y sintoístas prácticamente en cada esquina.

        Los sintoístas suelen ser más pequeños y existen infinidad de mini-templos escondidos entre los edificios. Todos tienen una campana para llamar al Kami, es decir, al espíritu que habita el templo. Lo habitual es dar una ofrenda (unas monedas), darle a la campana para llamar la atención del espíritu (que puede ser la alegoría de cualquier cosa, pero predominan los animales) y luego orarle. Cuando digo “mini-templos” me refiero justo a eso, hay uno a cinco metros de mi portal que no ocupará ni diez metros cuadrados.

        _DSC0496

        Supongo que un japonés se quedará igual de flipado que yo paseando por ejemplo por Córdoba y viendo las vírgenes y Jesucristos sangrando en cada esquina. Por cierto, ¿sabías que el gato que mueve la patita este que se ve en los chinos en España es en realidad un kami japonés?

        _DSC0377

        _DSC0771

        Conclusión y agradecimientos

        Me he dejado bastantes cosas en el tintero. He puesto 14, pero bien podrían ser cien o mil…

        Me ha salido un post bastante largo, pero espero que las fotos os ayuden digerirlo mejor.

        Me gustaría agradecerle la ayuda que me brindaron Pablo y Kirai al darme detalles sobre el cableado eléctrico y por las perlas de sabiduría que me han ido comentando el resto de españoles (Rodrigo, Carlos, Antonio, Luis, etc) que he conocido aquí y que tienen años de experiencia en Japón.

        Japón es diferente, ven a visitarlo para darte cuenta de hasta qué punto por ti mismo 🙂

        Si te gustan estos temas, sígueme en Twitter.

Paseo por Yanaka y Love Hotels de Ueno en Tokyo

En el norte de Ueno, en Tokyo, hay una zona poco conocida turísticamente (en comparación con destinos más usuales como el Parque de Ueno o el Mercadillo Ameyoko) que tiene algunos secretos escondidos.

Si tienes una tarde libre, puedes dar una paseo comenzando en la estación Uguisudani, visitar la particular zona de «love hotels» y continuar hacia el barrio de Yanaka pasando por diversos templos y cementerios japoneses.

Zona de Love Hotels cerca de Uguisudani

Situada muy cerca de la parada de Uguisudani (ver en el mapa) encontrarás una curiosa zona de Love Hotels. Funcionan por horas y son el destino de parejas japonesas que quieren darse una cita romántica. Es interesante de día, aunque es realmente de noche, con sus luces de neón salpicando las vías del tren, cuando tiene más encanto.

_DSC0809
_DSC0808
_DSC0806
_DSC1011
_DSC1008
_DSC1007

Cementerio Japonés

También al lado de la estación de Uguisudani (ver en el mapa) hay un cementerio típicamente japonés. El acceso es libre, mientras mantengas las formas y seas respetuoso puedes visitarlo sin problemas.

_DSC0821
_DSC0827
_DSC0828
_DSC0831
_DSC0832
_DSC0833
_DSC0840

Templo Kan-eiji

Merece la pena dar un paseo por el cementerio y caminar hacia un pequeño templo budista llamando Kaneiji que se encuentra muy cerca (ver en el mapa). Y también visitar otros templos más pequeños que hay por la zona. En realidad, se supone que solo en el barrio de Yanaka hay más de 300 templos.

_DSC0844
_DSC0859
_DSC0855
_DSC0854
_DSC0852
_DSC0848

Cementerio de Yanaka y gatitos

Si seguimos andando hacia el norte llegaremos a otro cementerio, pero esta vez con más toques de parque y zonas para pasear. Se trata del cementerio de Yanaka (ver en el mapa). Es un sitio al que van bastantes japoneses a dar una vuelta para relajarse y a acariciar gatitos que se suelen pasear entre las tumbas.

_DSC0881
_DSC0884
_DSC0893
_DSC0894-2

El barrio de Yanaka

Una vez salgas por la zona norte del Cementerio de Yanaka, puedes continuar tu paseo hacia una callecita comercial a la que se accede tras bajar unas escaleras (ver en el mapa). Allí encontrarás comida callejera típicamente japonesa. Nosotros probamos una especie de crepe con pulpo que no estaba mal. Aunque tengo que admitir que lo del pulpo fue toda una sorpresa 🙂 También probamos varios mariscos empanados y muslitos de cangrejo fritos.

El barrio de Yanaka de noche respira el Japón más tradicional, a mi personalmente me recuerda un poco a Kyoto. Al estar alejado de otras zonas más ajetreadas de Tokyo tendrás tiempo para relajarte y encontrar pequeñas tiendas y restaurantes que te llamarán la atención simplemente por lo diferentes que son a los de un barrio europeo.

_DSC0899
_DSC0905
_DSC0914
_DSC0916
_DSC0927
_DSC0929
_DSC0931
_DSC0946-2
_DSC0949
_DSC0964
_DSC0967
_DSC0974-2
_DSC0986
_DSC1000

Paseo por el Parque Senzokuike, Tokyo

El Parque Senzokuike se encuentra en el suroeste de Tokyo (ver mapa aquí). Teniendo Yoyogi y otros parques mucho mayores en Tokyo no es el típico al que un turista acudiría, pero la verdad es que es bastante bonito y es mucho más tranquilos que otros parques más famosos. Encontrarás varios templos sintoístas en torno a un lago lleno de carpas de colores.

Si te acercas por la tarde antes del anochecer, podrás ver parejas paseando, niños con uniforme del colegio correteando de aquí para allá que te parecerán sacados de un manga, abuelos dando de comer a los peces, etc. Durante mi vista incluso vi una mujer que enseñaba a un niño pequeño a tirar de la campaña del templo para llamar al Kami (dios) del lago. Os dejo con algunas fotografías.

_DSC0511

_DSC0463-2

_DSC0504

Mujer enseñando a su hijo pequeño a llamar la atención del Kami (dios) en un pequeño templo Sintoísta.

_DSC0496

Paseo por Akihabara, Tokyo y visita a Super Potato

Akihabara (ver en el mapa) es el barrio friki por excelencia. Donde el asfalto mojado refleja los neones de edificios de siete plantas de Sega o Tayto llenos a reventar de máquinas de videojuegos. Donde puedes encontrar Sex Shops del tamaño de centros comerciales llenos de instrumentos que harían sonrojar hasta Marilyn Manson (¡los dispensadores de bragas usadas existen!), donde chicas disfrazadas de «maids» (sirvientas) te invitarán a tomar el té en un salón especial donde cantarán contigo y te tratarán como a un rey, donde puedes encontrar cualquier manga o figurilla friki que exista sobre la faz de la tierra.

Paseando por las calles de Akihabara, The Electric Town, te saturarás de información con su fuerza, colores, sonidos y luces.

IMG_20140306_172348

_DSC0537

_DSC0547

_DSC0549

_DSC0551

_DSC0585

_DSC0589

_DSC0595

_DSC0596

_DSC0612

_DSC0620

_DSC0622

Super Potato, tienda de juegos retro (ver en el mapa)

Si te gustan los videojuegos, en Akihabara encontrarás la Meca de todos los frikis del mundo, la tienda a la que muchos coleccionistas de juegos matarían por visitar, el santuario de los frikis, el paraíso de los jugones… ¡¡¡La tienda Super Potato (スーパーポテト)!!! La mejor tienda retro del universo, donde puedes encontrar juegos con su precinto intacto de cualquier consola con la que disfrutaste de pequeño: Nes, Master System, Super Nintendo, Megadrive, Nintendo 64, PS1, etc, etc.

Yo ya la conocía de mi anterior visita pero estaba deseando volver. Esta tienda es tan awesómica que merece un post entero que le dedicaré antes o después. Quiero hablaros más de ella y de todo lo que contiene y enseñaros un vídeo planta a planta. De momento os dejo con algunas fotos.

IMG_20140306_174140

IMG_20140306_174135

IMG_20140306_174026

IMG_20140306_173803

IMG_20140306_173512

IMG_20140306_173503

_DSC0568

_DSC0571

_DSC0572

_DSC0573

_DSC0577

IMG_20140306_173456

_DSC0565

_DSC0564

_DSC0559

_DSC0558

_DSC0557

_DSC0556

Paseo por la calle Nakamise en Asakusa, Tokyo

Pasear por la calle Nakamise (ver mapa aquí) es volver al Tokyo del pasado.

La calle comienza en la puerta Kaminarimon (雷門) (Puerta del Trueno), uno de los puntos más turísticos de Tokyo debido a su famoso farolillo. A lo largo de la calle encontrarás tiendas con todo tipo de figurillas, dulces, abanicos, yukatas, complementos y objetos típicos de Japón hasta llegar al templo budista Sensō-ji (浅草寺) que es realmente impresionante.

Antes de entrar al templo, y si quieres ser un japonés auténtico, puedes purificarte en el Temizuya (fuente de purificación). Lava primero tu mano izquierda, luego la derecha, luego la boca y por último el asa del cazo que utilizaste para purificarte. También pues clavar una varita de Senko (incienso) en el pedestal puesto a propósito para ello y atraer el humo con la mano hacia ti para purificarte.

Si tienes suerte podrás ver a algunas chicas vestidas con kimonos y los monjes atareados de un lado para otro. La entrada al templo es gratuita y se permiten las fotos en su interior.

IMG_20140307_174119 (1)

_DSC0743

_DSC0747

_DSC0758

_DSC0759

_DSC0778

_DSC0794

_DSC0799

_DSC0753

_DSC0795

Paseo por el mercadillo de Ameyoko en Ueno, Tokyo

Justo al lado de la estación de Ueno encontrarás una serie de puesto callejeros bajo las vías de la línea de tren Yamanote. Se trata del mercadillo de la calle Ameyoko (アメ横). Puedes ver un mapa con su situación aquí.

La mayoría de los puestos y pequeños restaurantes aparecen encajados bajo las vías del tren, creando un ambiente que parece sacado de una película Cyber Punk tipo Blade Runner. Y bueno, no está lejos de la realidad, dado que antiguamente el mercado negro de Tokyo se ubicaba aquí y los contrabandistas trapicheaban su mercancía escondidos bajo las vías del tren.

Paseando entre los puestos podrás encontrar cualquier cosa que imagines: mariscos, pescados, algas de todo tipo, productos desecados (por ejemplo medusas), ropa y complementos, tiendas eróticas (con dispensadores de bragas usadas), electrónica, etc.

Olores de todo tipo te asaltarán en cada esquina mezclándose con los gritos de los vendedores ambulantes que pregonan sus productos gritando en japonés.

En definitiva, una zona con mucho encanto por la que merece la pena dar un paseo y comer en alguno de sus restaurantes.

_DSC0687

_DSC0678

_DSC0662

_DSC0666

_DSC0668

_DSC0669

_DSC0672

_DSC0674

_DSC0675

_DSC0683

_DSC0682

_DSC0677

_DSC0681

_DSC0679

Una… ¿medusa desecada? ¿Calamar? Si alguien lo sabe que deje un comentario 🙂

_DSC0686

Viejecita vendiendo fruta, un producto bastante caro aquí en Japón.

_DSC0694

También encontrarás varias tiendas con productos eróticos.

_DSC0689

Ni idea de dónde encuentran el erotismo en esto:

_DSC0690

¡Las máquinas de bragas usadas existen!

_DSC0664

Y si el tipo fofo anti-erótico no te ha quitado el apetito puedes comer carne a la brasa en alguno de sus numerosos restaurantes:

_DSC0708

Primera semana en Japón

Estoy roto, molido, pero muy contento. No hemos parado. Tengo la sensación de llevar aquí un año, pero solo han pasados unos días. Cuando viajas, creas infinidad de nuevos recuerdos en tu cerebro y eso hace que tengas la sensación de que ha transcurrido mucho tiempo. Todo lo contrario que cuando entras en una rutina, en la que cada día es el igual al día anterior, por lo que pueden pasar los años en un chasquido de dedos. Así que digamos que viajar, al menos en mi caso, ¡me alarga la vida!

Os pongo un resumen con lo más destacado de los primeros 3 días y algunas fotos 🙂 Me faltarán los 3 días siguientes que completaré mañana… ¡antes de que pasen más cosas y se me acumule todo!

Martes 4 y miércoles 5

El martes y miércoles por la mañana ya os lo conté en este otro post.

La noche del miércoles fuimos a cenar con Kirai, Carlos y Antonio a la zona de Shibuya. Tres españoles que llevan un porrón de años en Japón y son unos auténticos expertos en el tema. Nos contaron muchas historias y nos enseñaron algunas palabras y frases básicas en japonés. Aparte nos hicieron probar varias platos que no conocíamos: edamames y un pescado que desafió nuestra habilidad con los palillos.

Estaba lloviendo bastante y saqué un par de fotos con el móvil rollo Blade Runner.

IMG_20140305_180903

Jueves 6: Visita al parque Senzokuike y Akibahara

Para firmar el contrato del alojamiento que alquilamos en Ueno, tuvimos que ir al sureste de Tokyo. Así que lo primero era ir a la Estación de Ueno.

_DSC0654

Como soy un panzas y era la hora de comer, convencí a Laurie para buscar un restaurante de Ramen por la zona y casualmente había una en la misma estación. No tenía nombre en caracteres occidentales, así que escribí los kanjis (caracteres japoneses) como buenamente pude y lo encontramos preguntando. Aquí tenéis la dirección, por si os interesa.

Esto de los ramen es como los arrozes en España, son muy distintos según donde los comas y encima depende de los gustos de cada uno. Este que comí aquí no estaba mal, aunque aquel ramen mítico que tomé en Kamakura en 2010 lo recuerdo bastante mejor. Así que supongo seguiré explorando la zona y probando todos los «ramenes» distintos que pueda.

_DSC0401

Si conoces un buen restaurante de ramen en Tokyo… ¡déjame un comentario!

Por cierto, si eres novato en esto, ten una cosa en cuenta a la hora de pedir ramen. Si lo pides con picante, el nivel de «normal» puede que sea en realidad «demasiado«. A mi me gusta el picante y aún así me pareció fuerte de más.

Tras comer fuimos a la estación, destino la oficina de alojamiento. Igual que en la calle, bastante japoneses llevaban mascarillas en los vagones. Antes de que os asustéis, comentaros que no es por la polución, ya os lo explicaré más adelante 🙂

_DSC0415

_DSC0453

_DSC0455

Tras liarnos un poco con la línea de metro y la línea de tren Yamanote (que no tienen nada que ver una con otra aunque pensábamos que los billetes nos valdrían) conseguimos llegar a la oficina.

La agencia estaba ubicada en la segunda planta de un edificio bastante cutre, con un restaurante Koreano en la planta de abajo. Lo de utilizar el espacio al máximo es vital en Tokyo.

_DSC0432

La chica que nos atendió era una japonesa de pura cepa, mucho «Javi-sama» y «Laurie-sama«, que es la manera formal de dirigirse a un cliente en Japón, muchas inclinaciones e infinitas gracias. El cliente en Japón es sagrado. Esta es una de las cosas que más te chocarán cuando vengas de visita, lo bien que te van a tratar en todos sitios.

Parque Senzokuike

Tras firmar el contrato, y ya que estábamos por esa zona, aprovechamos para visitar un parque que había cerca. Le he dedicado una entrada con más detalles y fotos aquí: Paseo por el Parque Senzokuike, Tokyo.

_DSC0496

Akibahara y Super Potato

Tras visitar el lago aún nos quedaba bastante tiempo, así que nos animamos a ir a Akibahara, el barrio friki por excelencia. Akibahara, el paraíso sobre la tierra, situado a tan solo 30 minutos andando de nuestra casa en Ueno (eso en Murcia es «como irte a Bullas», pero aquí en Tokyo es tenerlo cerca, cerca). Puedes leer la entrada completa aquí, con fotos de las «maids», Super Potato y Akihabara de noche: Paseo por Akihabara.

IMG_20140306_172348

Tras esto, se nos hizo de noche, así que fuimos a un supermercado a comprar la cena. No les va mucho el queso ni los embutidos, así que poco de eso encontramos. Eso sí, había mil y un cosas extrañas para nosotros y que no habíamos visto en la vida. Espero ir conociéndolas y probándolas poco a poco. Los precios no eran demasiado caros, excepto los la fruta, que en Japón es muy cara: cada naranja valía aproximadamente 60 céntimos de euro

_DSC0629

Y de allí de vuelta a casa, después de un día muy especial.

Viernes 7: Mercadillo Ameyoko y Asakusa

Este día hacía un frío que pelaba. Lo primero que hicimos al levantarnos (no demasiado pronto) fue una visita por un mercadillo de Ueno llamado Ameyoko, donde puedes encontrar casi cualquier cosa que puedas imaginar.

_DSC0687

Y tras eso, echamos a andar dirección a Asakusa para dar un paseo por la famosa calle Nakamise.

IMG_20140307_174119 (1)

Por la tarde habíamos quedado con Carlos en la estatua de Hachiko en Shibuya para ir a un evento de Google Glass que orquestaba Kirai. Había pizza y cerveza gratis así que nos juntamos un buen puñado de españoles que por supuesto se conocían ya de varios años todos ellos: Rodrigo (Zordor), Luis, Pablo, Carlos y el propio Héctor (Kirai) que nos echó la foto.

BiSnaLzCYAAbnH3 (1)

Las Google Glass la verdad es que resultaron ser un poco una desilusión. Al menos allí en el momento no les encontré mucha utilidad. Pero bueno, ya tengo mi foto rollo gurú-bizco (joder, no hay forma fácil de mirar recto con eso puesto):

IMG_20140309_024443

Y Laurie tiene su foto con orejitas muy «kawaii» (que significa «bonito» en japonés o más bien «cute» en inglés) que responden a las emociones. Se supone que el pinganillo que toca la frente examina tus ondas cerebrales y sabe si estás feliz, emocionado, asustado, triste o lo que toque y las orejitas reaccionan en consecuencia moviéndose y tal. Como decía Pablo, más bien parecía que fueran algo aleatorias 😀

IMG_20140307_212541

Luego, el grupete de españoles nos fuimos a cenar por ahí a un restaurante en el que se pedía la comida con una especie de tablet (¡muy cómodo!) y nos estuvieron contando batallitas acumuladas en todos estos años de darlo todo por Tokyo. La verdad es que se lo han montando realmente bien y tienen historias que te partes de risa, vivir en Japón da para unas cuantas anécdotas.

Tras eso, la idea era retirarse, dado que eran las 00:30 y el metro cierra a esa hora. Nos llevaron hasta la estación y nos despedimos, pero al subir al metro, este se paró en la siguiente parada y allí nos hicieron bajarnos… ¡ya no había más metros!

Así que teníamos tres opciones: volver a casa a pata (unas dos horas y media o más), volver a casa en taxi (y gastarnos cerca de 30€ o 40€) o irnos de fiesta a Roppongi que estaba cerca y hacer tiempo hasta las 5 de la mañana que abriría de nuevo el metro. ¡La decisión estaba clara! 🙂

¡Nos fuimos claro está a Roppongi a darlo todo! Entramos en el «Hub» que es una especie de cadena de pubs irlandeses. A los 10 minutos ya se nos habría presentado un par de chicos y una chica japoneses que nos invitaron a cerveza y pizza (esto de los japoneses invitando a extranjeros desconocidos no era la primera vez que nos pasaba, así que no nos pilló de sorpresa). Uno de ellos llevaba tal borrachera que mezclaba japonés, inglés y español (era un japonés de mundo, incluso había estado saliendo con una mexicana).

Tras estar en el Hub un buen rato y conocer a otros españoles y en general muchos Gaijin («extranjeros») nos fuimos a un karaoke cercano con los japoneses hasta que nos dieron las mil.

Y luego de vuelta a casa demacrados en el metro 😀

Sábado 8: Paseo por Yanaka, Tokyo

Nos levantamos bastante tarde porque estábamos muy cansados y algo resacosos, así que nos tomamos el día con calma. Por la tarde fuimos a dar un paseo por un barrio cercano al de Ueno que respira un ambiente muy clásico, alejado de la intensidad del centro de Tokyo. Puedes leer más detalles y ver fotos aquí: Paseo por Yanaka y la zona de Love Hotels.

_DSC0946-2

El tema del cementerio con los gatitos y los japoneses como locos haciéndoles fotos y acariciándoles me llamó bastante la atención 🙂

Domingo 9: Yoyogi

FALTA: Voy escribiendo por aquí: Parque Yoyogi y y Tashekita Street

Primer día en Japón

¡Pues ya estamos aquí!

El viaje

Ha sido un viaje bastante accidentado. Laurie salía de Bruselas y yo de Madrid. Y en teoría nos encontrábamos en Moscú donde hacíamos escala y de allí a Tokyo. Todo esto con una compañía rusa llamada Aeroflot.

Pero esto de viajar no es una ciencia exacta 🙂 Por una avería técnica Laurie estuvo en la pista durante 2 horas de pesadilla hasta que su avión salió de Bruselas, perdiendo el enlace en Moscú. Así que le cambiaron el vuelo pasando por Beijing, China. Donde estuvo otro porrón de horas. Encima, para cuando llegó a Tokyo, 5 horas más tarde de lo previsto, habían perdido la maleta. A ver si con suerte nos la traen mañana cuando la recuperen, que está por ver. Ya sabéis chicos y chicas, echaros ropa interior y una muda siempre en la maleta de mano por si las moscas.

En fin, yo llegué sin demasiadas complicaciones a Tokyo e incluso aprendí algunas palabras de ruso con mi compañero de avión. Hacía un día espectacular, soleado y recordé bastante cosas de mi anterior visita mirando por la ventanilla. Ni que decir tiene que iba flipado y más emocionado que un niño con su primera partida al Street Fighter.

Tras llegar en tren a Tokyo, el taxi me dejó por error a 15 minutos de casa. Menos mal que un viejecito japonés al que le pregunté me acompañó un buen trecho. No paraba de hablar japonés e incluso subirse a repisas escalando para señalarme números de calles. Yo le decía a todo que sí («hai») sin enterarme de mucho Me parece increíble que lográramos medio entendernos solo por señas.

Tras el viejo tuvo que ayudarme una repartidora que iba empujando un carro enorme que debía pesar una tonelada. Le pedí ayuda enseñándole la dirección y sin decirme nada, se dio la vuelta y echó a correr empujando su carro. Me quedé a cuadros, pensaba que había pasado de mí. Cuando estaba a muchos metros, se dio la vuelta y me gritó como diciendo: «¡Eh tú pardillo, ¿a qué esperas?». Eché a correr siguiéndola y me guió finalmente hasta el piso. Me deshice en «arigatos» 🙂

Tras más de 24 horas de viaje por fin estaba en mi nueva casa. Esta es la habitación a los pocos minutos de llegar, veintidós metros cuadrados no dan para mucho.

1394029070363

El barrio de Ueno

Mientras esperaba a Laurie me dí una vuelta por el barrio. Estamos en una zona de Ueno muy tranquila, edificios bajos de formas dispares según lo normal en Tokyo que no sigue un plan urbanístico claro y cada edificio es distinto a los demás. El barrio tiene su encanto, me encontré varios mini-templos shintoistas escondidos entre los edificios. Todos tienen una campana para llamar al Kami, es decir, al espíritu que habita el templo. Lo habitual es dar una ofrenda (unas monedas), darle a la campana para llamar la atención del espíritu (que puede ser la alegoría de cualquier cosa, pero predominan los animales) y luego orarle. Cuando digo «mini-templos» me refiero justo a eso, hay uno a cinco metros de mi portal que no ocupará ni diez metros cuadrados. Supongo que un japonés se quedará igual de flipado que yo paseando por ejemplo por Córdoba y viendo las vírgenes y Jesucristos sangrando en cada esquina. Por cierto, ¿sabías que el gato que mueve la patita este que se ve en los chinos en España es en realidad un kami japonés? 🙂

Paseando encontré una tienda de alimentación y compré unas gyozas para la cena. Lo que más me sorprendió fue encontrar en la sección de vinos de esta tienda que era pequeñísima un Jumilla, ¡toma ya! Los productos murcianos dando fuerte al otro lado del mundo 🙂

IMG_20140305_113324

Horas más tarde llegó Laurie reventada del viaje y sin maleta 😀

Visita al parque de Ueno

Esta mañana, después de dormir un montón de horas del tirón dimos un paseo por el parque de Ueno que tenemos a 20 minutos de casa. Ya lo conocíamos de nuestra anterior vez en Japón. Es realmente bonito, con varios templos, pasillos de toriis y un lago lleno de plantas acuáticas. Llovía y hacía algo de frío así que no me pude llevar la cámara. Os pongo algunas fotos que tomé con el móvil.

IMG_20140305_130902
IMG_20140305_130354

¿Qué fue antes? ¿El árbol o la casa? 😀

IMG_20140305_130650
IMG_20140305_130512

Esto es otro Kami, en este caso un pez.

IMG_20140305_130500
IMG_20140305_130249
IMG_20140305_125921
IMG_20140305_125840
IMG_20140305_125728
IMG_20140305_125249
IMG_20140305_124813

¡Ramen y tempura de nuevo!

Qué ganas tenía de volver a comer japonés auténtico. Esto es lo que hemos comido hoy, por 5€ de nada. Aunque Japón tenga fama de caro, en realidad puedes comer super barato.

IMG_20140305_121145

Esta tarde hemos quedado con Kirai y otros expatriados para ir a cenar por Shibuya. Pero eso será ya en otro post 🙂

¡Nos vemos!

Lo que he aprendido sobre SEO en 5 años con Erasmusu.com

Este artículo pertenece a la serie “Startupea”. Espero que sea de ayuda a esos locos a los que les gusta crear cosas de la nada. Si eres uno de ellos, sígueme en Twitter.

Si los buscadores fueran perfectos…

Si los buscadores fueran perfectos, no haría falta hacer SEO, solo crear mucho contenido de calidad y punto. Pero aunque Google es mucho más listo que hace 5 años, aún hay formas de darle las cosas mascadas para hacerle la vida más fácil… y recibir a cambio un mejor posicionamiento.

Yo no he ejercido como SEO nunca. Así que usa lo que leas aquí bajo tu cuenta y riesgo. Y si algún SEO ve que he cometido algún gallifante, que levante la mano y deje un comentario 🙂

Lo que vas a leer a continuación son cosas que he ido aprendiendo durante 5 años a golpes con Erasmusu.com y tres rediseños completos del portal. La última vez que comprobé, para más de 2000 keywords, aparecemos el 97% de las veces en Google ES y el 95% de las veces en Google EN por encima de 5 dominios principales de lo que consideramos competidores. Tenemos muy bien posicionadas cualquier combinación tipo «erasmus [ciudad], blog erasmus [ciudad]», etc. Así que en general, algo bien hemos debido hacer. Incluso un cerdo ciego encuentra una bellota de vez en cuando.

chiste-y-humor-seo

Todos los consejos que voy a dar son lógicos a rabiar y a los que sepáis un poco del tema fijo que os van a parecer de cajón. Para el resto, si aprendéis algo, me daré por satisfecho, pues era el objetivo de este post.

Lo que he aprendido de SEO se podría decir…

En una sola idea

  • Crea mucho contenido de calidad.

Resumido

  • Crear contenido de calidad, que no exista en ninguna otra web y cuanto más mejor.
  • Jerarquizar bien tus Friendly URLs (FURLs).
  • Sigue las guidelines de Google.
  • No hagas trampas.

Desarrollado

  • Lo más importante: crea mucho contenido, de calidad y constantemente. Y que no exista en otra web. Fácil decirlo, difícil hacerlo. Nosotros organizamos concursos con premios para los usuarios más activos, explotamos la gamificación al máximo y otras muchas estrategias de creación de contenido.
  • Leete varias veces la SEO Starter Guide de Google. Y aplica sus consejos a rajatabla.
  • Estructura y jerarquiza muy bien tu web y utiliza Friendly URLs. Esto es un arte, puedes aprender examinando otras webs, por ejemplo Erasmusu.com 🙂 La clave es diseñar bien la jerarquía de tus secciones, FURLs, Metas y Breadcrumbs para no ir a lo loco. Te recomiendo que para organizarte (antes de crear tu web) uses una tabla de excel, en la que rellenes por columnas estos datos:
    – FURL de la sección
    – Metatag Title
    – Metatag Description
    – Breadcrumbs (¡muy útiles!)
  • Para elegir los datos de la tabla anterior, usa Google Explore (el antiguo Google Insights). Intenta siempre introducir las keywords más buscadas en tus Titles, Descriptions y FURLs, esa herramienta te permitirá comparar.
  • Olvida cualquier otro meta que no sea Title y Description, no tendrán impacto en tu SEO. Puedes pasar del meta Keywords por ejemplo.
  • Usa Rich Snippets allá donde puedas. Y puedes en todos lados prácticamente. Hay cienes. Sobre todo los de rating y los de breacrumbs son muy efectivos, aumentarán tu CTR desde búsquedas (pero no tu indexación).
  • Usa Rank Tracker o algún servicio del estilo para monitorizar, dada una lista de keywords, en qué posición estás tú con respecto a tu competencia. Nosotros usamos un script propio que programé en PHP, que simula búsquedas, pero vamos, hay programas y servicios como ese por ahí a patadas.
  • Obten con la herramienta anterior, la lista de palabras en las que indexas peor. Si quieres pagar algo de dinero en Adwords esa es una muy buena lista para empezar. He visto empresas tirando dinero pagando por keywords en las que ya salen primeros orgánicamente.
  • Crea, si puedes, un long tail. Es decir, si por ejemplo tienes una web como Minube, sesgada por ciudades de todo el mundo, cada una con su página, crear una sección «Qué ver» en cada ciudad, con algunas palabras clave, hará que empieces a recibir quizás alguna visita de vez en cuando en ellas desde buscadores. ¡Aunque aún no tengas contenido! Por pocas que sean, si tu long tail es grande, puede ser un buen pico en tráfico. Ojo, preveo que Google va a metar mano aquí antes o después, porque legítimamente deberían aparecer siempre por debajo que otras páginas que tengan contenido.
  • Los backlinks están supravalorados. Llegarán con el tiempo si haces bien todo lo demás. Nosotros no hemos comprado ni un solo link en 5 años. Además, comprar backlinks es algo que Google explícitamente recomienda no hacer e incluso castiga.
  • Usa los Webmaster Tools de Google y cuida tu Sitemap y mantenlo actualizado (de forma automática). También tu robots.txt.
  • Evita a toda costa el contenido duplicado tanto interno como externo. Sobre todo el externo, es decir, que copies contenidos de otros lados y los pongas en tu página. Google lo penaliza. Si tienes contenido duplicado interno en tu web debido a por ejemplo diferentes listados y tal, puedes usar rel=»canonical» para diferenciar el contenido que quieres que indexe del que es repetido. Nosotros la verdad es que no lo hacemos, así que no sé hasta qué punto es importante. Creo que milanuncios.com tampoco y mal no les ha ido. Creo que si jerarquizas bien las FURLs no es tan importante.
  • Si te mudas de página, informa usando las Webmaster Tools, y usa 301 redirects desde tus antiguas FURLs a las nuevas. Lo mismo si cambias una FURL de tu web.
  • Penalizaciones y demás:
    – 1) No pagues por hacer link building.
    – 2) No hagas nada que Google desaconseje, lee a Matt Cutts.
    – 3) Si usas WordPress, actualiza a menudo, o sufrirás con un poco de mala suerte alguna html injection y Google podría penalizarte. A mi me pasó y logré salir de la penalización, pidiendo una «revisión» de mi sitio en las Webmaster Tools.
    – 4) Monitoriza los backlinks que te apuntan desde otras páginas. Al menos cada dos o tres días. ¡Alguien muy malintencionado podría atacarte simplemente comprando backlinks para que Google te penalice! Sí, estas cosas ocurren. Si hay links hacia tu web que no quieres que Google te tenga en cuenta puedes indicárselo. Este post sobre el tema es magnífico.

Conclusión

¡Genera contenido! 🙂 Espero que alguno de estos consejos te sean de ayuda. Dale caña a tus proyectos y sígueme en Twitter si te gustan estos temas.

¿Haces algo de forma completamente distinta? ¿Tienes una duda? ¿Simplemente quieres saludar? ¡Pues deja un comentario! 🙂

Destino Japón

Me cuesta creerlo, pero en poco más de dos semanas Laurie y yo estaremos en Japón. Durante los 3 meses que vamos a quedarnos, intentaremos vivir la experiencia al máximo. Aprovechar cada minuto que tengamos para sumergirnos de lleno en la cultura nipona. Despertarnos cada día para ver algo nuevo y totalmente distinto a lo que conocemos en Europa. Conocer gente, probar rarezas gastronómicas, memorizar frases en japonés que harán sonreír a cualquier que nos oiga, perdernos, encontrarnos… vivir al máximo.

No puedo esperar para estar allí.

493

¿Por qué?

Cuando me preguntan el porqué de mi atracción por Japón y por qué me he emperrado en pasar 3 meses de mi vida allí, nunca consigo expresarlo de forma coherente. La atracción que Japón tiene sobre mí es una sensación, y las sensaciones son complicadas de explicar. Pero voy a intentarlo con este post, el primero de una serie que recoja todo lo que vivamos durante nuestra aventura. Aunque una cosa está clara, diga lo que diga, mi madre va a seguir pensando que estoy loco 🙂

Japón impresiona

Para mi viajar es sentirme vivo. Mi pasión por viajar viene de mucho antes que mi amor por Japón, pero están intrínsecamente relacionadas. No habría una sin otra.

Laurie y yo, junto con algunos amigos, ya estuvimos en Japón hace 4 años. Hasta ese viaje, aparte de lo que había leído en el Blog de Kirai, yo desconocía casi por completo la cultura japonesa y su país.

De hecho, el viaje surgió de forma totalmente inesperada. Recibí un correo de un amigo que comentaba que habían salido unas ofertas que caducaban ese mismo día a varios destinos internacionales: New York, Buenos Aires, etc. Repasé la lista y vi que Tokyo estaba a 500€ ida y vuela. ¿Tokyo? ¿Donde Godzilla y el sushi? ¿Por qué no? En apenas una hora llamé y convencí a Laurie y dos amigos para que se animaran. Laurie a su vez convenció a otra amiga. Y los cinco compramos los billetes. Así de fácil. Tengo suerte de conocer gente tan loca como yo 🙂

Ese viaje a Japón, que duró 2 semanas y que organizamos gracias a estos consejos de Kirai, en principio simplemente iba a ser el viaje al destino más lejano que había hecho hasta la fecha. No sabía hasta que punto iba a dejarme con ganas de más.

Para mí Japón fue un antes y un después. Como ya he dicho, me cuesta mucho explicar qué me seduce tanto, voy a intentarlo con esta lista:

  • Japón es diferente. Muy diferente. Eso es algo que respiras cada instante que pasas allí. Es de una diferencia tal que impresiona a cada momento, que ofrece cosas nuevas a cada instante. Que no te deja apenas respirar. Es como volver a tener 5 años, cuando el mundo era un asombro constante. No lo entenderás hasta que te pierdas de noche por Tokyo, con las luces de neón reflejándose sobre el asfalto húmedo y tus sentidos asaltados por el olor de la salsa de soja.
  • Me atrae muchísimo la dualidad de Japón entre tecnología y cultura milenaria. Puedes perderte en Tokyo por Akihabara en edificios de siete plantas llenos de videojuegos, mangas y frikadas. Y el mismo día, puedes visitar un templo perdido en medio de un bosque de bambú y relajarte escuchando el sonido del agua en un jardín budista.
  • Me seduce su mezcla de religiones. Budismo y Sintoísmo. De esta última, es algo mágico conocer su multitud de espíritus de la naturaleza, cuyos pequeños templos puedes encontrarte casi en cada esquina. Para mi es casi como entrar en la película del Viaje de Chihiro. Pero sus templos budistas y la filosofía Zen no se quedan cortos.
  • Me impresiona la influencia del Do («el camino»). Los japoneses buscan la perfección en lo que hacen a lo largo de su vida. Por lo que suelen especializarse en algo muy concreto y consagrarse por entero a ello. Si quieres hacerte una idea de hasta qué punto te recomiendo el documental Jiro Dreams of Shusi
  • Soy un geek, y Japón es el país de los geeks por excelencia. No soy lector de mangas ni un Otaku consumado. De hecho ni siquiera he visto Naruto y más allá de Dragon Ball y las pelis de Ghibli he visto muy pocas cosas. Pero aún así, el barrio de Akihabara, con sus infinitas tiendas, edificios y neones consagrados al manga, los vidiojuegos y la tecnología tiene una atracción enorme sobre mí.
  • Su gastronomía. Aunque en España hay multitud de buenos restaurantes japoneses. Os puedo asegurar que por más que he buscado no he vuelto a tomar un ramen como el que probé en Kamakura. Y déjame un comentario si sabes de algún sitio que hagan okonomiyakis de calidad. Y esto sin contar la infinidad de bebidas y productos extraños que puedes encontrar allí. Aunque en esto si que ayudan los chicos de JaponShop.

Leo la lista y son solo palabras, no creo que haya conseguido transmitir lo que pretendía. Pero esa sensación sigue estando ahí. Japón me llama 🙂

166

¿Cómo te lo puedes permitir?

Este viaje es un sueño objetivo hecho realidad.

Hay una frase que escuché hace tiempo y me marcó profundamente: «No tengo sueños, tengo objetivos». No recuerdo donde la vi o de quién era la frase, pero realmente para mi supuso un antes y un después a la forma de pensar en mi futuro.

La palabra «sueños» ya indica de por sí algo casi utópico e inalcanzable, algo que conseguirás o no pero que no depende de ti. En cambio los «objetivos» son algo que te marcas personalmente y que puedes alcanzar, «solo» necesitas trabajar cada día para llegar a ellos marcándote metas concretas en el tiempo.

Este viaje es algo que fue gestándose poco a poco, conforme mis ganas por volver a Japón aumentaban. Y cuando tuve claro que quería volver, y esta vez por más tiempo, ya fue cuestión de empezar a ahorrar y marcarme una meta y fechas concretas. Si por mi fuera, habría ido más tiempo. Por desgracia lo máximo que me permite una visa turista son 3 meses. Eso sí, voy a hacer turismo a lo grande 🙂

Algo realmente importante es que tengo la grandísima suerte de que Laurie, aunque Japón no le seduce tanto como a mí, no solo me apoyó en este objetivo, sino que me acompañará en el viaje. Es muy importante que tu pareja te entienda en algo así, me siento afortunado de estar con ella.

Amplia tu círculo de confort y no te arrepentirás.

¿Qué planes tenéis?

Básicamente vamos a estar un mes en Tokyo (marzo), un mes viajado con el JR Pass (abril) y un mes aún no sabemos donde (mayo). Posiblemente de nuevo en Tokyo, o quizás en otra ciudad diferente.

Esta será nuestra casa en Tokyo. En las fotos se aprecia lo pequeñísimo que es el piso. ¡Agobio fuerte! 🙂

Durante el mes de viaje visitaremos algunos sitios nuevos y repetiremos algunos de los que ya estuvimos en nuestro viaje anterior: Hiroshima, Okayama, Kobe, Osaka, Kyoto, Gifu, Takayama, Nagoya, Kamakuray y Yokohama.

Blog de viaje

Hasta ahora no me había animado a escribir sobre mis viajes pero nunca es tarde para empezar.

Próximo post… ¡desde Japón! 🙂

935

12 características que debería reunir un CEO o Jefe de Proyecto

Este artículo pertenece a la serie “Startupea”. Espero que sea de ayuda a esos locos a los que les gusta crear cosas de la nada. Si eres uno de ellos, sígueme en Twitter.

¿Qué funciones y capacidades tiene que cumplir un Project Manager?

Hace unos días Miquel Camps me animó por Twitter a responder esa pregunta en Betabeers. Lo de Project Manager suena muy fucker tracker, al más puro estilo CEO del Silicon Valley, pero básicamente es la persona que tira del carro en un proyecto. Yo lo llamo «El De Los Marrones», así, en mayúsculas. Y me ha tocado a mí durante estos 5 años esa entrañable posición en Erasmusu.com.

Con mayor o menor éxito, a base de golpes como dice Miguel Arias, algo he aprendido. Tened en cuenta que mi experiencia es la de una pequeña startup en sus primeros años, por lo que el equipo nunca ha sido de más de 6 personas al mismo tiempo. Quizás sea este tu caso. Así que si estás pensando montar un pequeño gran equipo o incluso dirigiendo ya uno, quizás te ayude esta lista que he reunido.

84397.strip

Un buen Project Manager debería ser…

1. Multidisciplinar

Saber un poco de todo. De diseño, programación, marketing, SEO, ventas, métricas, canales de adquisición, etc. Y si no lo sabes, tendrás que aprenderlo. Tienes que saber siempre de lo que te hablan y haber probado un poco de todo. Que no venga un programador y te diga que «el condensador de fluzo no compila» y se partan todos el ojete de ti 🙂

Esto entra en contraposición directa con lo que el resto de miembros del equipo debería ser. Es decir, el que tira del carro debería saber un poco de todo, pero en cambio el resto de perfiles de tu equipo deberían ser altamente especializados y que se complementen entre sí en un puzzle en el que no falten piezas. Si tienes un diseñador, que se centre en eso y no también en hacer SEO.

Si te faltan recursos porque no cuentas con financiación como era nuestro caso, no te queda otra como Jefe de Proyecto, que comerte cualquier marrón que surja y de encargarte de esas tareas. Así que ponte a aprender SEO si no puedes pagarlo.

Así mismo, aún dentro de lo multidisciplinar, el Jefe de Proyecto, sobre todo al principio, sería ideal que se manejara bien o muy bien en al menos alguna materia que ayude al desarrollo del producto, ya sea como programador o diseñador. Porque sobre todo al principio faltan manos por todos lados.

2. Ágil

Programming, Motherfucker. Do you speak it?

Uilizar metodologías ágiles de iteraciones y mejoras constantes ayuda. Y también:

  • Un buen gestor de tareas como Trello.
  • Tener todo bien organizado en Google Docs, Google Spreadsheets, etc. y accesible para todos.
  • La metodología SCRUM o una variante de ella te pueden ayudar.
  • Desarrolla en sucesivas iteraciones de mejora. Esto me parece tan importante que lo he separado en un punto más abajo.
agile

3. Toda la información accesible para todos

Cristina, que empezó como becaria y luego hemos contratado, tuvo toda la información que quiso accesible desde el día uno. Y cuando digo toda, me refiero a toda. No tengas miedo en que todo el equipo conozca los flujos de caja, la media que se gasta un cliente, los gastos fijos a fin de mes, el sueldo de cada uno, etc.

¿Por qué es esto sano para tu startup? Por que la información, actualizada y fidedigna, de los resultados individuales y globales del trabajo de cada uno ayudan a ese miembro del equipo en cuestión a interiorizar mucho mejor la tarea que está realizando.

Vamos a verlo con un ejemplo. A la hora de impartir una tarea en Erasmusu yo puedo hacerlo de dos maneras:

  • 1. Cristina, rellename en un excel los contactos de agencias de trabajo de estas 10 ciudades. ¡Y rapidito!
  • 2. Cristina, he estado estudiando a la competencia Madafaka Jobs, resulta que hacen de intermediarios entre los estudiantes y las agencias de trabajo y se llevan una comisión por cada estudiante referido. Mira en esta gráfica de Google Analytics. ¿Ves? Resulta que tenemos más de 300 visitas al día de estudiantes que buscan trabajo. Creo que deberíamos atacar ahí. Además, he sacado una lista de las 10 ciudades en las que más entradas relacionadas con trabajo tenemos en nuestros foros. Lo lógico sería empezar por ahí. El tema es que nos llevan mucha ventaja. ¡Tenemos que ser no solo más listos sino también más rápidos que Madafaka Jobs! Por favor, haz una lista de todas las agencias de trabajo y sus contactos y luego les hablaremos sobre Erasmusu e intentaremos comernos parte del pastel de la competencia.

¿Qué opción crees que hará que Cristina se motive más? Que se sienta más parte del proyecto, que interiorice la tarea como un reto y un objetivo. Pues eso 🙂

Cuando pongas una tarea, explica el por qué y facilita toda la información posible, no pongas la tarea simplemente.

4. Crea un gran equipo

Lo más importante, el equipo. Ten mucho cuidado en quién eliges como miembro del mismo. Y no hablo solo de que sean grandes profesionales y controlen mucho en sus respectivas materias. Eso por descontando, deben ser auténticos cracks y gente sumamente inteligente.

Pero me refiero también a algo más difícil de medir a no ser que conozcas a la persona ya unos años. Hablo de cómo esa persona es en el fondo. Si es constante. Si acaba lo que empieza. Si te van a dejar o no tirado a las primeras de cambio. Si es positivo o negativo. Si se enfada o no con facilidad. Si es justo o injusto.

Por desgracia es complicado medir esas cosas si no conoces a la persona. Así que casi lo ideal es que antes de meterte en algo medio serio, pruebes pequeños mini proyectos para ver de qué pasta están hechas las personas con las que los hagas. Así irás viendo con quién te complementas y con quién no antes de embarcarte en un proyecto mayor. También puedes recurrir a gente de confianza que te recomienden otras personas en las que ellos confían. Y por supuesto, tu propia intuición.

Por otro lado, si ya llevas unos años en marcha, es más importante en lo que se vaya a convertir la persona que entre en tu equipo que lo que es en el momento de la entrevista. Intenta ver más allá. Puede que sea alguien recién salido del cascarón, aún sin experiencia ninguna, pero con un gran potencial e inteligencia. Y es tu responsabilidad detectar ese potencial. Ver en lo que se va a convertir esa persona en el futuro. Y contratarla.

5. Aprende a delegar

Los buenos trabajadores, si tienen responsabilidades propias y saben que no les llevas de la mano, es cuando más se desarrollan.

No hay nada mejor que cuando logras decir «Lo que tu decidas está bien». Un artículo al respecto que me gusta mucho es este.

Esto no te exime de llevar un control del equipo, de los objetivos y de la planificación. No puedes tampoco delegar inmediatamente en una persona. Delegar es un skill más, lo desarrollarás con el tiempo. Antes de poder delegar una tarea que hasta ahora llevabas tu en una persona debes trabajar junto con ella, documentarla bien, etc.

Pero cuando veas que puedes confiar en alguien. Delega. Y normalmente podrás antes de lo que tu crees. Muchos Jefes de Proyecto, yo incluido, tendemos a ser demasiado controladores. Trabaja en aprender a delegar.

6. Marca objetivos

Marca objetivos claros a corto plazo y pon el rumbo hacia ellos. Si puedes cada semana hacer un release de algo concreto, mejor que mensualmente. Marcar también objetivos a largo plazo para no entrar en modo funnel e ir como un burro con el campo de visión tapado.

El equipo se sentirá más motivado si sabe hacia dónde se dirige y si tiene objetivos concretos que cumplir. Ten una planificación futura en un Google Doc accesible por todos, para que todos puedan ver hacia dónde se dirige el barco.

Recuerda, «No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige«.

7. Vigila tus métricas constantemente y toma decisiones

Tendrás que convertirte en un friki de las métricas. De crecimiento, de ventas (CAC siempre menor que CLV), de clientes, geográficas, etc. Comprueba que coinciden o no con tus objetivos y pivota en función de ellas.

Herramientas como Google Analytics, Kissmetrics y Mixpanel serán tus mejores amigas. Las dos segundas son de pago, así que dependerá de tus recursos. Yo no las uso. También puedes conectar Google Spreadsheets con tu base de datos y generar informes y gráficas en hojas de excel siempre compartidas con todo el equipo. Así es como lo tenemos nosotros en Erasmusu gracias al crack de Emilio.

metric

¡Ojo barro! Asegúrate de que estás midiendo bien. Tomar decisiones sobre métricas equivocadas es como confundirse de camino en un mapa: te puede llevar a Mordor.

8. Pivota y tiro porque me toca

Pivotar no es más que «Vamos a probar esto así en modo cutre-rápido y si funciona iteramos y lo mejoramos». Eso sí, cuidado con abandonar demasiado pronto algo. No soy muy del «Fail fast» ese de moda.

9. Desarrolla en sucesivas iteraciones

Relacionado con lo anterior. La primera vez que pruebes algo que sea siempre de forma manual y rápida. No te pongas automatizar sin saber si algo vende, convierte, funciona o lo que toque.

Vamos a verlo con un ejemplo real. En Erasmusu quisimos probar si la gente compraría una posición en un listado desde el propio listado. Es decir, por ejemplo, destacar «El Bar de Pepe» en la página de «Murcia», con un botón de compra desde el propio listado. Su desarrollo podríamos haberlo hecho de dos maneras:

  • 1. ¡Jodo, nos vamos a forrar con esto! Vamos a crear un sistema del copón en que para cada ciudad ponemos un botón de compra con pasarela posterior aceptando todos los pagos posibles: Paypal, tarjeta de crédito, etc. Además, tras el pago, los llevamos a una sección en la que puedan mediante un formulario molón elegir el título, texto e imagen de su destacado. Y también que puedan ponerlo en varios idiomas según la interfaz de Erasmusu. Y por supuesto que puedan editarlo, borrarlo o lo que quieran. Y renovar su compra. Y ya que estamos que tenga un panel con las estadísticas que les está generando, con gráficas molonas.
  • 2. Quizás esto funcione o quizás no. Somos perros viejos y sabios. Vamos a poner un texto de «Esta posición podría ser tuya» y un botón simple de pago con Paypal. Tras el pago, les llevamos a un sección que ponga: «En breve nos pondremos en contacto contigo para configurar tu destacado». Vigilamos los pagos, y cuando haya uno, les escribimos y les montamos manualmente su destacado. Al final de mes lanzamos una query y les pasamos sus estadísticas por email. Aprovechamos y les vamos preguntando si les está funcionando o no y qué cosas necesitan. Si les gustarían unas estadísticas o no, etc. Y bueno, vamos a ver si esto vende o no.

La opción 2 es más cutre. Pero es mucho más rápida de probar y te permite escalar de forma inteligente. Si haces la opción 1 y luego resulta que no te funciona habrás perdido un tiempo valiosísimo. Además, haciendo la opción 2, verás cómo responden realmente las personas ante ese servicio, y empezarás a aprender cosas que ni se te habían ocurrido antes. Y si empieza a funcionar, podrás iterar y mejorar, con datos cada vez más fiables, A/B testeando incluso si toca, lo que quieras.

10. Automatiza

Eso sí, una vez hayas probado un modelo y esté funcionando de forma manual, ¡automatizalo! Si la opción 2 del punto anterior funciona, una vez hayas aprendido todo lo que puedas sobre ella, itera y automatízala.

Lo mismo para cualquier protocolo de trabajo. Intenta siempre que todo esté lo más automatizado posible. Responde a cosas como: «Este protocolo en el que pringan 3 personas… ¿podría hacerlo una sola persona si desarrollamos este sistema?».

11. No abandones rápidamente

Itera un poco más. Olvida un poco lo de «si fallas, falla rápido» y esas monsergas made in USA. Aquí no se rinde uno hasta por lo menos haberse dejado la piel. Si te sacan de la cancha de juego, que sea chorreando sangre 😛

12. Aprende

Aprende todo lo que puedas:

  • Lee mucho, ten los ojos abiertos y aprende constantemente.
  • Reconoce tus errores y tus debilidades.
  • Intenta no pasarte de cabezón. No te creas tan listo como para tener siempre la razón. Vale, admito que esta me cuesta horrores. Soy muy cabezón la verdad 🙂
  • Si te dan un zas en toda la boca, agacha cabeza.
  • Si no sabes algo, pregúntalo. Que no te de corte preguntar a la gente del sector tus dudas.
  • Vigila a tu competencia. Y hazles ingeniera inversa cuando toque. Me refiero: si algo les funciona a ellos, pruébalo tú mismo, y mejóralo. Mentalidad japonesa pura 🙂
  • Estate al tanto de las últimas noticias en tecnología. Lee blogs sobre el tema y apúntate a listas molonas como La Bonilista o La Niusleta.
  • Conoce a la gente del sector. Otra en la que peco bastante. Me muevo bastante por Twitter, pero apenas acudo a saraos.
  • Ten los pies en el suelo. Recuerda que vas a morir.
  • Comparte lo que aprendas. Ayuda a otros. Ya sea en tu blog, en persona, como puedas. Devuelve a la comunidad lo que la comunidad te está aportando.

¡Itérate tú ti mismo! ¡Mejora!

Conclusión

Espero que esta lista te sea de ayuda. O por lo menos que te hayas echado unas risas con las tiras cómicas Dilbert y Mark Curphey. Dale caña a tus proyectos y sígueme en Twitter si te gustan estos temas.

Agradecimientos: Eduard Giménez de Emetrics, por revisar el borrador y cazar varios gazapos. Y los primeros RTs: Borja Reinares, Sergio Palomeque, David Quirant, Apermury, David Burgos, Miquel Camps, Diego Mariño. Espero que no se me olvide nadie, porque esos primeros RTs son muchísimo de agradecer. Sin ellos este artículo lo leería mi madre y poco más 🙂 ¡Gracias!

¿Y tú? ¿Estás de acuerdo con todo? ¿Se te ocurren otras características que debería tener un Jefe de Proyecto? ¿No estás de acuerdo con algo de lo que digo? Deja un comentario y me lo cuentas 🙂